jueves, 26 de julio de 2012

Leopoldo Federico

Es uno de los sobrevivientes de la etapa dorada del tango. Y uno de los grandes bandoneonistas de la historia.

Tocó con Salgán, Gobbi, Di Sarli, Caló, Juan Carlos Cobián, Víctor D'Amario, Piazzolla, Domingo Rulio, Mores, Atilio Stampone, Osmar Maderna, Héctor Stamponi, Osvaldo Manzi...

Tuvo orquesta propia, acompañó a Julio Sosa en su gran época de arrastre popular. Y sigue dando cátedra con el absoluto dominio en la realización técnica de su instrumento.

Su gran personalidad de intérprete se basa además, en una febril  imaginación musical y la emoción, fuerza y limpieza conque recorta los solos fraseados, abriendo o cerrando el fueye.

La gravitación de Horacio Salgán y Ástor Piazzolla en su carrera, queda demostrada en las ideas musicales que maneja con maestría.

Horacio Cabarcos
Con su Trío, hizo para el Ministerio de Educación de la Nación, una hermosa grabación filmada, dirigida por el periodista y locutor Lalo Mir, y registrada por Jorge Portugués Da Silva, todo un sello de calidad como musicalizador, el preferido por los tangueros.

El Trío lo completan el pianista Nicolás Ledesma y el contrabajista Horacio Cabarcos, hijo de otra leyenda del tango: Fernando Horacio. Desde 1979, al fallecer su padre, toca en el Trío con una maestría genial.

Es integrante de la Orquesta del Colón, acompañó a infinidad de cantores, graba con la Sinfónica Nacional y acá lo vamos a ver, con su enorme manejo del arco, jugando y luciéndose espectacularmente en la clásica strappata, que provoca asombro entre quienes no están acostumbrados a las maravillas que se realizan con este instrumento.

Precisamente interpretan el tango de Federico: "De tal palo...", que éste le dedicara a Horacio, con esa frase gauchesca que habla de la sabia transmisión de padres a hijos.

También mi gran amigo, el pianista y Director Juan Antonio Morteo le dedicó en el año 2000 el tango "Concabarcos", que grabó con su agrupación Todos para el tango, ese año.

Strappato en italiano, significa entre otras cosas, rasgado.

Disfrutemos esta maravilla y las confesiones de Federico.



1 comentario: