jueves, 14 de junio de 2012

Martirio

Reconozco que no me gusta en absoluto El cigala cantando tangos. Es más, los destroza, porque ni siquiera se sabe las letras y ridiculiza  la obra del poeta de turno.

Pero, bueno, tampoco me gustan Plácido Domingo y Julio Iglesias interpretando nuestra música porque les falta calentura, sentimiento, fibra. Son técnica y poco más, reconociéndoles, eso sí, su valía como grandes profesionales en sus respectivas facetas artísticas.

Pero esta onubense nacida en 1954, que arrancó como integrante de grupos españoles interesantes como Jarcha o Veneno y que decidió a sus 32 años convertirse en solista con su nom de scène: Martirio, tiene ese algo especial que la diferencia. Y ha establecido un puente cultural fusionando la copla andaluza y el flamenco con distintos ritmos de  América.  

El tango hay que respetarlo, no sacralizarlo. Recordar que Piazzolla intentó la fusión tango-jazz. Canaro, Fresedo, Lomuto Enrique Rodríguez, han incursionado en infinidad de ritmos ajenos. Gardel cantó jotas y canciones italianas y napolitanas en ese idioma. Muchos tangos se pasaron en tiempo de bolero y contribuyeron a su difusión, respetando los cánones.

María Isabel Quiñones Gutiérrez se convierte en Martirio y luego de muchas experiencias, en su alianza con el pianista gaditano Chano Domínguez, comienza nuevas andaduras.

Y acá la vemos interpretándonos al oído, este tema de Mariano Mores y José María Contursi. Recordemos que Mores también incursionó en melodías diversas. Y el Catunga seguramente aprobaría la interpretación que hace Martirio al revivir la tristeza que le invadía al poeta aquella tarde gris, lejos de su amada Grisel.
El poeta José María Contursi con Grisel

Los tags están equivocados sobre la autoría de Taboada. Y vale la pena detenerse en Raúl Rodríguez, el guitarrista que se mimetiza con ella en el andamiaje de música y poesía. Y claro, se crió en una casa llena de música. Por algo es su hijo.

 

Vamos con Martirio en Esta tarde gris.









No hay comentarios:

Publicar un comentario