martes, 12 de junio de 2012

El Negro Mora

Joaquín Mauricio Mora (1905/1979), aunque no figure con letras grandes en la memoria colectiva del tango, fue un músico muy importante, un creador, difuminado por su innata modestia y por sus largos alejamientos del país.

En conversaciones con tangueros noté el respeto que se había ganado a pulso.Fue un inspirado compositor que figuró entre quienes impusieron el llamado Tango de corte romanza, definidamente melódico, junto al Delfino de Griseta, Demare de Mañanitas de Montmartre o Francisco De  Caro de Flores negras. Su tango Divina compuesto en 1933, con versos posteriores de Juan de la Calle (Isidoro Saniez) , fue un hito en su faceta de creador, y gran suceso en la voz del afamado tenor y patólogo mexicano Alfonso Ortiz Tirado.


Como pianista tuvo muy buena formación con tres profesores y en el Conservatorio Santa Cecilia. En su Sexteto estuvieron ejecutantes como Alfredo Calabró, Ángel Domínguez, Domingo Vazrela Conte, Simón Broitman, Armando Angeletti o Enrique Rodríguez, entre otros.

Un día se encontró con un bandoneón olvidado y se puso a tocarlo. Y con sus conocimientos y el instinto musical que poseía, lo aprendió de tal manera que lo tocó en las orquestas de Antonio Bonavena y de Vicente Fiorentino. También militó con Miguel Caló y actuando en los carnavales con esta orquesta, perdió el bandoneón y debió volver al piano. En 1930, como bandoneonista se integra con Roberto Zerrillo y Oreste Cúffaro en una gira por España, acompañando a Azucena Maizani. A mediados de 1933 está de regreso en Buenos Aires.

Sus páginas integran el repertorio de las mejores orquestas y cantantes. En 1934, comparte la música con Vicente Russo y los versos de Máximo Orsi, en el tango: Yo soy aquel muchacho, pergeñado en Europa Luego le pondrá música a los versos de Julio Jorge Nelson en Margarita Gauthier. Dirige su propia orquesta en Radio Belgrano y con José María Contursi y el recuerdo de Grisel mediante- realizan dos tangos imprescindibles por su belleza: Como aquella princesa (1937) y Al verla pasar (1942).
Joaquín Mora al frente de su orquesta en Montevideo.
                                                                                               

Lo conocí en Medellín -Colombia- y pasé mucho tiempo recordando cosas suyas y páginas inolvidables del tango. Era hincha de Troilo y estuvo en su debut en el Marabú. Los imitaba a Pichuco y a Ciriaco Ortiz en forma increíble. Recordaba con nostalgia el barrio empedrado de Palermo donde nació, hijo de argentino y uruguaya de Paysandú. Y esas calles arboladas, por donde corría con los chicos del barrio. Y los studs donde su padre cuidaba a los caballos de carrera. Admiraba a Fresedo, a Cobián, a los De Caro por todo lo que habían hecho por el tango.


Entre sus obras más recordadas están Esclavo, Cofrecito (vals), Frío, Sin esperanza (vals) y Más allá que hizo con el Catunga Contursi.Con Manolo Meaños: En las sombras.  Con Dante A. Linyera (Francisco Bautista Rímoli); Si volviera Jesús.


Se había ido en 1943 y después de 35 años volvió a Buenos Aires, con unas ansias enormes de ver a viejos amigos y recorrer el ambiente. Pero no pudo soportar la muerte de tantos amigos, la ciudad nueva donde se sentía perdido y se volvió a marchar. Acompañó entre otros a la Sonora Matancera y a Bienvenido Granda. Moriría en Panamá.

Lo recordamos en una grabación de su orquesta en Medellín (1959), cantando Alberto Podestá, el vals: Tu despedida. Fresedo con la voz de Carlos Barrios: Divina. Manuel Buzón con Amadeo Mandarino: Al verla pasar. Y Fresedo-Ray: Como aquella princesa.




Tu despedida

Divina

Al verla pasar


Como aquella princesa









4 comentarios:

  1. No hay duda de la gran importancia que el Negro Mora dejó en Colombia acompañando con su orquesta a los buenos intérpretes que llegaron al país con ocasión del ocaso de la época de oro del tango en la Argentina; Digno de mencionar el bolero El que Canta, de su inspiración, en homenaje a Sindo Garay vieja gloria cubana y que lo grabara Daniel Santos con la Sonora Matancera y el bandoneón de Mora.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esa descripcion y elogios, bien merecidos a mi adorado padre Joaquin Mauricio Mora.
    Un abrazo lleno de toda la nostalgia que el me ha dejado
    Florencia Mora ( como cantante soy dalia Negra )

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vos Florencia. Tu viejo era un crack y hay que realizar justicia con su memoria. Te deseo suerte en tu carrera como cantante. Saludos.

    ResponderEliminar