martes, 12 de junio de 2012

Historias de tango

José María Contursi que escribió la gran mayoría de sus composiciones en primera persona, reflejando las desdichas del amor, quedó inmortalizado por su romance con Grisel.

Las peripecias de los vaivenes de esa relación entre el poeta y su musa, quedaron reflejadas en páginas maravillosas, fermentadas por el talento de los músicos que corporizaron en tango esos poemas que en general le cantaban al desamor o a la lejanía del ser querido.

¿Cuántos tangos existirán,  que vehiculicen los sentimientos personales de sus poetas o compositores?

Me tocó conocer al autor de uno de estos temas que ganó las calles de Buenos Aires y se convirtió en un éxito impresionante. A mediados de los años cincuenta Héctor Varela estaba de rabiosa moda, con sus cantores Argentino Ledesma y Rodolfo Lesica.

Fueron tres años, el tango de marras, lo grabó Argentino Ledesma con Varela el 18 de mayo de 1956.

Su autor era Juan Pablo Marín, un guitarrista, cantor y autor, nacido en Plaza Huincul (Provincia de Neuquén) que desenfundó su tema y arrancó a lo grande en la ciudad del tango. Lo cantaron infinidad de cantores y cantantes, incluso en tiempo de bolero, y le sirvió de plataforma a Marín para establecerse en el catastro tanguero con mucha fortuna, a sus  28 años de edad.

Una noche, estábamos con él y otro gran poeta, Julio Camilloni, frente a Radio El Mundo y, entre copas y cafés,  nos contó la historia real que lo llevó a transcribirla musicalmente, con sus versos doloridos. Y la historia sentimental la arrastraba desde el sur, de su provincia.

Cada vez que lo escucho recuerdo aquella noche de la confesión. Muy lindo tango, por cierto, con una música rompedora, de las que se quedan rápidamente en la mente.

Lo traigo al blog no sólo para escucharlo, sino para verlo bailándolo a Diego Remer “El Pájaro”, con Mariana Dragone. Diego era discjockey y he bailado con su música en lugares como el Salón La Ideal o en Italia Unita. Cuando Félix Picherna se marchó a Italia, le dejó el sitio y desde allí, detrás del tango, el Pájaro comenzó a volar alto, enlazando figuras en la pista. Fue partenaire de Mora Godoy en el musical Tanguera y es figura en innumerables festivales de todo el mundo.













No hay comentarios:

Publicar un comentario