viernes, 1 de junio de 2012

Lorenzo

Hoy tengo ganas de contarles historias tangueras en torno a este nombre.

Y nada mejor entonces, que comenzar con un tango de Agustín Bardi, titulado así: Lorenzo. Este tema está dedicado al bandoneonista Juan Lorenzo Labissier, de origen galo, a quien apodaban El francés.
No desmereció entre los fueyes que descollaron en su época y fue pupilo de Vicente Greco.

En 1908 tocaba en un Trío en el Café de El griego, de  Suárez y Necochea, en el corazón de la Boca, teniendo como compañeros al propio Greco y al Chino Agustín Bardi en piano. Allí nació la amistad entre ambos y el gran autor de tantos tangos, le dedicó el que lleva el segundo nombre de Labissier, que era con el que se le conocía cuando actuaba con Arolas, Canaro, Greco y demás músicos de la época. Se trasladaría a Montevideo y allí fallecería. Francisco Canaro le dedicó también su tango El chamuyo, por su forma de hablar.


Otro Lorenzo que llegó con laureles a la Argentina fue el notable clarinetista italiano Lorenzo Logatti. Contaba 26 años a su arribo y de inmediato formó parte de orquestas líricas y clásicas. Tocó en teatros dedicados a ese arte: Ópera, Politeama y Coliseo. En esos teatros no había actividad en la época estival. Entonces, sus escenarios eran aprovechados por las orquestas que tocaban distintos ritmos, entre ellos el tango. A diez años de su llegada y definitivamente aporteñado, formaba parte de una de esas orquestas polirrítmicas en los bailes de Carnaval.

Y una noche en el Ópera presentó un tema instrumental que había compuesto. La misma noche del estreno fue recibido con grandes aplausos. Tanto, que la orquesta debió repetirlo varias veces. Avanzada la noche, se acercó al escenario una pareja de bailarines y el director les presentó al autor del tema. La dama, tenía puesto un antifaz en el rostro. Cuando estuvo ante Logatti, le preguntó: "¿Cómo se llama ese tango suyo?" Logatti le respondió que áun no tenía título para el mismo, ante la sorpresa de la dama  que agregó: "Es irresistible". Y el tano, rápido, le  dijo: "Ya tiene título. Usted se lo puso. Lo llamaremos: El irresistible". Y agregó: ¿Se lo puedo dedicar? ¿A nombre de quien?"- "Ponga solamente L", respondió la enigmática bailarina, mientras se marchaba a su sitio. Y así apareció editado y se puede ver arriba, en la partitura. Lo tocarían casi todas las orquestas de la época y las posteriores.


Y termino la lorenceada con el tango Almagro, cuyos autores son Vicente San Lorenzo e Iván Diez. En realidad, el primero era un napolitano que tocaba la mandolina, cantaba temas italianos y españoles y se llamaba Vicente Ronca.  El segundo era un periodista y poeta marplatense llamado Augusto Arturo Martini. También firmaba como A.Timarni. El cura Lorenzo Massa, fundador del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, convenció a Ronca para que firmase con el seudónimo de San Lorenzo y logró en forzada perífrasis que se anunciase por radio, el tango de San Lorenzo: Almagro.
Gardel se lo escuchó cantar a Ronca y lo grabó de inmediato, como asimismo, otro tema de éste: Knockout de amor.

Deleitémonos con  estos tres tangos entonces.




El irresistible- Juan D'Arienzo.1936

Lorenzo. Osvaldo Pugliese


Almagro. Carlos Gardel

No hay comentarios:

Publicar un comentario