Translate

miércoles, 17 de agosto de 2022

Pascual Mamone

    Así como Troilo era Pichuco para todos, Biagi Manos Brujas o Goyeneche El Polaco a este bandoneonista, compositor, director-arreglador, en el ambiente se lo conocía como El Cholo Mamone. Y lo cierto es que en la década del cincuenta ya empezó a mostrar sus uñas de guitarrero haciendo numerosos arreglos para orquestas importantes que confiaban en su gran talento para el mettier. Con sus sutilezas, abriendo trochas, sin caer en estereotipos ni clichés.

   Aprendió a tocar el bandoneón de pibe. Ser discípulo de Pedro Maffia le dió la enjundia ideal para manejar el fueye y poco a poco destacar en el reino de las emociones tangueras. Tocó en un par de orquestas de aficionados en su barrio de Liniers y por mediación de un vecino que era marinero, se enganchó en un barco que hacía la travesía Buenos Aires-Nueva York, para matizar el vieja con su fueye.. En 1942 ingresó en la orquesta de su maestro, y allí alcanzaría la capacidad cognitiva y atraparía el paisaje mediático del tango.

                                              


   Su talento de arreglador pronto cobró fama en el ambiente y lo requirieron distintos directores que captaron su creatividad y el concepto estético-musical de cada orquesta. Así se desempeñó en tal función con las orquestas de Alfredo Gobbi, Osvaldo Pugliese, Pedro Maffia,  José Basso, Pedro Laurenz, Florindo Sassone, Roberto Caló, Enrique Francini y otras formaciones de la época. 

  Había tenido una amarga experiencia con un proyecto musical de gran orquesta y al fracasar la idea decidió dejar el tango y trabajar como visitador médico. Una vez pasada la rabieta, volvería al tango pero no abandonó este último trabajo que le garantizaba una entrada segura de dinero, a la vez que acompañaba a diversos cantores y cantantes femeninas con su orquesta y en grabaciones. 

   Una lista muy larga de vocalistas que incluye nombres como Miguel Montero, Nelly Omar, Hugo del Carril, Nelly Vázquez, Alberto Marino, María Volonté,  Floreal Ruiz, Patricia Lasala, Luis Linares, Chela Cordero, Carlos Maidana, Silvana Gregori... Con varios de ellos viajó por América, Europa, Japón... 

     En 1963, para el Concurso del Festival Odol de la canción, un médico amigo Juan Bautista Tiggi, le trajo unos versos susyos con el fin de que les pusiera música y así poder presentarse al Concurso. El Cholo le aceptó el pedido y se convertiría en una milonga titulada, Cuando era mía mi vieja. El tema obtuvo el segundo puesto, detrás del tango El último café, y sería grabada por  Rodolfo Lesica-Jorge Caldara, y por su gran amigo Julio Sosa, acompañado por Leopoldo Federico y su orquesta. 

    Lo conocí cuando militaba como primer fueye en la orquesta de Armando Cupo que acompañaba a Alberto Morán en su etapa de solista. Actuaban todas las noches en la confitería Montecarlo donde yo iba a bailar permanentemente y tenía mi mesita reservada pese a ser un jovenzuelo. En los descansos, alguna vez se juntaban los muchachos a charlar con el flaco Morán, con Cupo y otros músicos y entre ellos el Cholo, que era muy simpático. Yo me arrimaba al ruedo y por ahí tiraba alguna pregunta. 

   Morán lo quería a muerte porque había sido arreglador de Pugliese durante quince años, y le había hecho ese trabajo en el tango Y volvemos a querernos, de Leocata y Aznar, tema que él cantó con la orquesta de Don Osvaldo y por eso lo apreciaba tanto. Curiosamente, este último tango, que fue una pegada en su momento, también lo arregló Mamone para la orquesta de Sassone, cantando Jorge Casal, en un estilo totalmente distinto, lo que demuestra sus gran capacidad en el tema.

                                       

  Dirigió orquestas, tríos, cuartetos siempre mostrando una creatividad infinita, como en sus acompañamientos, realzando musicalmente el embrujo de la poesía tanguera. Junto a Argentino Galván fueron una pieza fundamental en los arreglos. En este apartado estuvo poseído de una cálida sensibilidad y maestría que le permitió lograr verdaderos capolavoros. Fue además, un bandoneonista destacado, de la escuela Maffia, pero con su personalidad. Admiraba el estilo Di Sarli y la personalidad musical de Pichuco con su orquesta. 

   Dirigió durante un tiempo prolongado la Orquesta de Tango de la Municipalidad de San Martín. También dirigió  La orquesta Nacional Juan de Dios Filiberto. Compuso varios tangos: Negroide, Cuando no te tenga más,  Al latir de Buenos Aires (Con Norberto Rizzi) , Te quiero más (Letra de Abel Aznar), Vislumbrando,  Con lirismo, Flauteando  y otros. Hizo los arreglos para Leo Lipesker y su Cuarteto de Cámara del tango.  

   Escribió dos libros: Tratado de Orquestación en estilos tangueros (Para formaciones tangueras) Leopoldo Federico y Atilio Stampone realizaron sendos prólogos para el mismo. También: Historias de otros tiempos y otros hombres. La Academia Nacional del Tango le otorgó el título de "Académico de honor". La Academia Porteña del Lunfardo lo declaró "Gloria del Tango"- La Universidad UCES lo nombró Padrino de "Taller Tango". La Cámara de Diputados, el 2 de agosto de 2012  lo consagró:  Personalidad Destacada de la Ciudad  por su extensa trayectoria y aporte a la cultura. 

   Podemos escuchar a Choly Cordero, cantando con la orquesta del Cholo Mamone el valsecito Ayer fue mejor, de Mamone y Héctor Negro. 

                          

         El 11 de septiembre de 2012 se realizó un homenaje a Aníbal Troilo en el teatro Maipo, con diez bandoneonistas. Cada uno de ellos interpretaba un tema de Pichuco. A Pascual Mamone le tocó Milonguero triste. Cuatro días más tarde este gran personaje del tango fallecía, a sus 91 años,  dejándonos el último recuerdo suyo en vida.

                                         
                      

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario