Translate

viernes, 24 de diciembre de 2021

¡FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO!

 ... les deseo a todos los amigos seguidores de esta página que seguirá latiendo con el sonido de los instrumentos y las voces que bordaron el tango. Y lo siguen enalteciendo.

   Que tengáis una hermosa Nochebuena navideña y la consiguiente Navidad, y un Año Nuevo que borre finalmente las huellas de esta pandemia que nos azota y nos permita disfrutar de la vida sin traumas.     ¡De cuore!                 

                                   


                                   
                                

                               
                                        


       
                                    

                                            

jueves, 23 de diciembre de 2021

Entrevistita a Vanesa Villalba

Gz- ¿Qué te cansa en el medio del tango?

V.V.- Las tantas veces que veo falta de humildad, esos códigos raros: que si para alguien bailas mal, no te saludan; que si soy un súper milonguero y no me gusta tu demostración, le doy la espalda a la pista e incluso empiezo hablar fuerte; que si soy más reconocido directamente puedo no saludar y creer que solo existe mi Tango ¡Esas cosas ..!. ¡Ésas son las que más me molestan! 

                                 




GZ- ¿Dónde y con quién descubriste el Tango?

VV- Empecé por una casualidad, mi hermana quería bailar y mi mamá nos anotó a las dos, finalmente a ella no la dejaron porque era muy chica y yo empecé a estudiar en la Escuela de Danzas José Jeglia, con Haydeé González y Roberto Guichenduc. Al poco tiempo conocí a Laura Mangione y José María Luna quienes tenían un ballet de tango en Zárate. Fui hasta allá y quedé maravillada, hacían Tango Escenario, desde allí no paré más.Comencé a visitar milongas, a estudiar con varios maestros y quizás la que más me marcó fue Alejandra Mantiñán, quién me mostró cuánta riqueza había en el rol femenino.

GZ- El futuro del tango, según vos ¿por dónde pasa?

VV-  Creo que primero debemos reconocer que el tango, como otras danzas, tiene necesidad de evolucionar, aprendiendo que hay profesionales. Debemos pensar y aceptar que el baile popular cambió. Es necesario evolucionar porque la música de tango ha evolucionado. Creo que el futuro está en comprender eso y aceptarlo, tomarlo y así guiar, entre tradición y actualidad, sin crear una grieta entre las generaciones. Así creamos un camino en común.

GZ- ¿Un buen recuerdo? 

VV-  Un buen recuerdo: cuando entré a Forever tango. Después de ver tantos videos, de escuchar tanto la música, me convocaron, fue un sueño cumplido.

GZ- ¿Un mal recuerdo?

V.V.- Los tantos prejuicios que tuve que afrontar solo por bailar Tango Escenario


GZ-3 tangos , 3 orquestas, 3 bailarines.

VV-

Frente al mar

Danzarín

Gricel

 

Pugliese

Troilo

Di Sarli.

 

Alejandra Mantiñán

Marcela Durán

Natalia Hills


GZ- ¿Cuál es la mejor manera de terminar una milonga?

VV- Con el recuerdo de la magia; de una tanda y un abrazo…

(Gazzetango - Italia)


miércoles, 22 de diciembre de 2021

Entrevistita a Facundo Piñero

 

GZ – ¿Qué te cansa en el medio del tango?
FP-Las peleas por los estilos, por las épocas y por la evolución del tango.
No me cansa tanto las críticas sin fundamento, sino que la gente que necesita aprender no es objetiva, no leen, no miran videos, no aprenden, sólo repiten lo que los acerque a ser más tangueros. Siempre la generación anterior criticó a la siguiente, un gran ejemplo es la música, para ser claro.

   
                                     

GZ – ¿Dónde y con quién descubriste el Tango?
FP-Descubrí el tango en mi ciudad Llavallol, en la escuela primaria cuando tenía 11 años.
Mi profesora Susana Bernal armó un acto escolar con Tango, luego armó un Ballet y bailábamos en otras escuelas, milongas, peñas y torneos.
A los 14 años tomé clases privadas con Los Véliz, ellos viven en mi ciudad, yo no sabía de su peso en el tango. En la primera clase me hicieron bailar y luego yo les pedí lo mismo...¡jája!
Esa semana me invitaron a un show de tango en el centro, yo los buscaba por todos lados hasta que me doy cuenta que estaban arriba del escenario. Ahí descubrí que quería ser bailarín de tango.
A los 15 entré al ballet de Mora Godoy, donde aprendí con muchos maestros increíbles, pero el click lo hice cuando conocí las primeras milongas: La viruta, Canning, etc. Ahí descubrí lo que era la improvisación.

GZ – ¿El futuro del tango, según vos por donde pasa?
FP-Podría decir que el futuro del tango pasa, por lógica, por las nuevas generaciones.
Pero pienso que depende de los valores y las raíces que los maestros les dejamos a los nuevos.
Es darles el permiso de crear , de ser auténticos, de investigar, como lo han hecho muchos referentes. Además dejarles en claro una base, un lenguaje y la forma de la esencia. Para que el tango tenga futuro tiene que evolucionar gradualmente, logrando una mejor versión de sí mismo. Con la misma manera de expresarse y no cambiando repentinamente como pasa, porque es ahí cuando va en contra de los intereses populares.

GZ – Un buen recuerdo, un mal recuerdo?
FP-Un buen recuerdo, en mi primer trabajo, el espectáculo Tanguera, todos los días escuchaba anécdotas y consejos de Maria Nieves en el camarín, y terminando la temporada pude bailar con ella en un bis que se hacía con todos los varones.
Un mal recuerdo, cuando dejé las compañías de grupo para comenzar a formar un producto de pareja. Pasé bastante tiempo sin bailar.

GZ – 3 tango , 3 orquestas, bailarines.
FP-Frente al mar.
El último café.
A Evaristo Carriego.

Pugliese
Troilo
Di Sarli.

Miguel Angel Zotto
Carlos Gavito
Pancho Pey.

GZ – Cual es la mejor Manera de terminar una milonga?
FP-Con los pies doloridos de tanto bailar.

(La GAZZETANGO-Italia)



martes, 21 de diciembre de 2021

Bien milonga

                                             Tu corazón era un tango
                                             y  un bandoneón tus caderas,
                                             dormido en las sombras
                                             de tus ojeras.
                                             Moraba un tango en tu alma

    A todos los milongueros de ambos sexos nos mora un tango en el alma. Y lo llevamos puesto a  la pista de baile para disfrutar con la música que nos invita a milonguear. Es lo que nos pasa todos los Martes del año cuando acudimos a la entrañable pista de la madrileña CASA de ARAGÓN (Pza. República Argentina nº 6), para disfrutar en BIEN MILONGA.

                            

   Y nos damos la consabida vueltita por diferentes rincones del planeta donde el tango es santo y seña de la cada día más abigarrada cofradía milonguera.

   Arrancamos por el European Tango Championship & Festival 2019, realizado en Bellaria (Italia). Allí, Sabrina y Rubén Veliz se mandan con el tango Mi dolor, por la orquesta de Juan D'Arienzo, cantando Osvaldo Ramos. 

                             
   Seguimos en el mismo Festival de Bellaria, porque también estuvo la pareja integrada por Facundo Piñero y Vanesa Villalba, que en su turno se lucieron bailando el valsecito Violetas, por la orquesta de Ricardo Tanturi, con la voz de Alberto Castillo.   

              

   Un paseíto hasta la capital itálica, y nos metemos en el Roma Tango Meeting, para ver a Carlitos  Espinoza Y Noelia que se bailan la milonga Sacachispas, por la orquesta de Julio De Caro, cantando Luis Díaz.

                 

 SÍ, se me piantan los remos, que quieren milonguear a tope...Y el cuore, ni te digo...     

  

lunes, 20 de diciembre de 2021

Historia y filosofía del tango

    Este artículo apareció publicado en la revista "El Hogar", el 10 de diciembre de 1926. Realmente no  tiene mucho de interesante. Tampoco su autor dice cosas que valgan la pena pese al hecho de ser publicada en aquellos tiempos iniciáticos del tango y la danza del mismo. Pero, así y todo, creo que vale la pena tenerlo en cuenta precisamente por la data de la publicación.
 


viernes, 17 de diciembre de 2021

La viajera perdida

    Los tenemos un poco olvidados a esa yunta de creadores de canciones, tangos, valsecitos y milongas que retratan toda una época histórica de Buenos Aires, de la Argentina, de los mazorqueros, los años de Juan Manuel de Rosas. Y lo más importante: el estilo. Porque todos esos temas llevan la firma de una persona que enriqueció notablemente la poesía tanguera y dejó junto a Maciel un legado muy valioso.

                                       

Héctor Pedro Blomberg

   Nacido en  en 1890, hijo de paraguaya, nieto de un marino noruego y sobrino nieto del mariscal Francisco Solano López, Blomberg publicó su primer libro de poemas a los 23 años de edad. Antes de convertirse en viajero incansable, hizo de todo. Fue periodista de La Nación, escritor, poeta, autor de numerosos libros, guiones teatrales, cinematográficos y radiales, profesor de inglés, y colaboró en numerosas revistas de la época (Caras y caretas, Fray Mocho, La novela semanal, El Hogar).

   A sus 21 años, paseando en el puerto, vio un barco que estaba por zarpar hacia Europa, conversó con dos marineros, se puso de acuerdo, corrió hacia su casa en el barrio de Monserrat, armó una valija con sus ropas y se alistó en el buque, comenzando así su vida viajera, que en este caso duró dos años. Pero ello no le impediría escribir siempre sus temas tangueros con imágenes poéticas que reflejaban la historia argentina o el día a día de su andar porteño.

                                      

Enrique Maciel

   Blomberg y el Negro Enrique Maciel (Pianista-guitarrista-compositor), se conocieron en la década del veinte y su obra recalaría casi en exclusividad en el repertorio popular de Ignacio Corsini. Maciel -que sería director de su propia orquesta- era uno de los famosos y brillantes guitarristas que acompañaban a Corsini. Varias obras del dúo Blomberg-Maciel escalaron rápidamente en la predilección popular y quedarían para siempre en la historia del género: La pulpera de Santa Lucía,  La mazorquera de Monserrat, La viajera perdida, Violines gitanos, Los jazmines de San Ignacio, Tirana unitaria, La canción de Amalia, Me lo dijo el corazón, Siete lágrimas, La china de la mazorca y La viajera perdida, entre otros.

    Hoy me ocupo precisamente de esta página que supo recuperar Aníbal Troilo, logrando una brillante interpretación del tema, con la voz impagable de Edmundo Rivero, en 1949. Los versos están dedicados a Alicia Elsa French, descendiente del  prócer de la Revolución de Mayo, Domingo French.  Fue secretaria de Blomberg en París, cuando éste era corresponsal del Diario La Razón entre otras labores. Alicia era la encargada de difundir  en varios medios las notas sobre el tango, que escribía Blomberg. Se había diplomado en Filosofía y letras, y enfermó, muriendo tempranamente, cuando trabajaba con el poeta, Éste, muy afectado por el tema, le dedicó los versos que Maciel musicalizaría y lanzaría Corsini en 1930.


Vestida de blanco, sentada en el puente,
leía novelas y versos de amor,
o, si no, miraba la espuma que hirviente
cantaba en la estela del viejo vapor.
En noches serenas, soñando a mi lado
mareados de luna y ensueño los dos,
sus ojos miraban el cielo estrellado
pensando en el puerto del último adiós.
 
Pasajera rubia de un viaje lejano
que un día embarcaste en un puerto gris,
¿por qué nos quisimos, cruzando el océano?
¿por qué te quedaste en aquel país?
Aún guardo la vieja novela que un día
dejaste olvidada sobre mi sillón,
escrito en la tapa, tu nombre: “María”
después una fecha y un puerto: “Tolón”.
 
¿Aún vives y sueñas? Quizás hayas muerto
pero en mi nostalgia romántica y gris,
Espero encontrarte soñando en un puerto
bajo el claro cielo de un dulce país.
Te amaba y te fuiste. Seguía el navío
por mares de brumas y puertos de sol,
tu sombra lejana quedó al lado mío:
un sueño de Francia y un verso español.
 
Pasajera rubia, viajera perdida
que un día en un puerto lejano se fue,
dejando una extraña nostalgia en mi vida
acaso ni sabes que yo te lloré.
Me da su perfume tu blanco pañuelo
tu nombre, María, me da su canción,
reflejan tus ojos la luz de otro cielo
te llevo en el barco de mi corazón.

   Corsini lo grabó el 7 de marzo de 1930. Y la impecable versión de Aníbal Troilo con la voz de Edmundo Rivero le dio un espaldarazo total a este hermoso tema. Lo llevaron al disco el 20 de octubre de 1949. Lo escuchamos.

                                   

       
   

martes, 14 de diciembre de 2021

Bien milonga

                                                  Entre tango y tango, tango,

                                                  venga un tango y otro más,

                                                 meta cortes y quebradas,

                                                 meta milonga y compás.

                                                 Vengan tangos y más tangos

                                                 que ya no puedo parar,

                                                 me han comprao con su cadencia

                                                 y enredao con su compás.


   A todos nosotros el tango nos compró con su cadencia su ritmo, su melodía y todo lo que encierra en el baile: el abrazo, la caminata en yunta a compás, la circulación, la interpretación. Lo que nos sucede cada Martes del año en BIEN MILONGA desde las 21 a las 0 horas en la entrañable pista de la madrileña CASA de ARAGÓN (Pza. República Argentina nº6)


                          
   De paso cañazo, nos damos la vueltita de rigor por las diferentes pistas del mundo, donde el tango ha sentado sus reales, debido a todos esos arrastres que tiene en su bagaje de pasos y dibujos.

   Arrancamos con un groso del encerado: Osvaldo Zotto, que junto a Lorena Ermocida, nos brindan esta interpretación del Tango Orlando Goñi, por la orquesta de Alfredo Gobbi.

                             
   Un viajecito hasta el Firenze Tango Festival (Italia), donde vemos a  y Gustavo Rosas y Gisela Natoli bailando un valsecito: Pobre flor, grabado por Alfredo de Angelis, su conjunto y el cantor Carlos Dante.

                                            

 Y toca el cierre en el   European Tango Championship & Festival 2019 en Bellaria, Italia.   Son Facundo Piñero y Vanesa Villaba los que se despachan con la Milonga del 83, por Juan D'Arienzo, cantando Alberto Reynal.
                                           

Y qué querés que te diga.... Se me van los remos... se me van...                                                                                                                                

                           

sábado, 11 de diciembre de 2021

Los que Troilo no grabó (2)

    Para terminar con las lista de los temas que Aníbal Troilo con sus cantores  tuvo en el repertorio de los distintos años de su orquesta, incluyendo los instrumentales, continúo detallando aquellos que hoy día se van reviviendo como inéditos en distintas grabaciones, radiales y en registros discográficos que no salieron a la venta.  Muchos de ellos están en discos de larga duración, algunos mejor guardados que otros.

                                    

Flor de fango - Augusto A. Gentile-Pascual Contursi - canta Fiorentino 

Milonga del 900 - Sebastián Piana-Homero Manzi - cantga Fiorentino

Improvisando - canta Fiorentino

Al verla pasar - Joaquín Mauricio Mora-José María Contursi - canta Fiorentino

Mi cantar - Héctor Stamponi-Homero Expósito - canta Fiorentino

Verdemar - Carlos  Di Sarli-José María Contursi - canta Fiorentino

Manoblanca - Antonio De Bassi-Homero Manzi - canta Alberto Marino

Mano a mano - Gardel/Razzano-Celedonio Flores - canta Alberto Marino

Muchachos yo tengo un tango - Natty Paredes -  canta Alberto Marino

La Reina del Tango - Rafael Iriarte-Enrique Cadícamo - canta Alberto Marino

Un vals - canta Alberto Marino

Los despojos - José Dames-Horacio Sanguinetti - canta Floreal Ruiz

Malena - Lucio Demare-Homero Manzi - canta Floreal Ruiz

Canchero - Arturo De Bassi-Celedonio Flores - canta Edmundo Rivero

Silencio -Carlos Gardel/Horacio Pettorossi - canta Edmundo Rivero

Barrio pobre - Vicente Belvedere-Francisco García Jiménez - canta Edmundo Rivero

Puente Alsina - Benjamín Tagle Lara - canta Edmundo Rivero

Audacia -  Hugo La Rocca-Celedonio Flores - canta Edmundo Rivero

Callejera - Fausto Frontera-Enrique Cadícamo - canta Edmundo Rivero

Recordando - Aníbal Troilo-Homero Manzi  - canta  Edmundo Rivero

La casita de mis viejos - Juan Carlos Cobián-Enrique Cadícamo - canta Edmundo Rivero

Las tonadas son tonadas - Cristino Tapia - canta Edmundo Rivero

A los amigos - Armando Pontier 

Las campanas del Rosario - S. Marrelo - Canta y guitarra Edmundo Rivero.

De vuelta al bulín -  José Martínez-Pascual Contursi - canta Aldo Calderón

Destellos - Francisco Canaro-Juan Andrés Caruso - canta Aldo Calderón

El metejón - Roberto Goyheneche-Florencio Chiarello - canta Aldo Calderón

Milonguita- Enrique Delfino-Samuel Linnig - canta Aldo Calderón

Patotero sentimental - Manuel Jovés-Manuel Romero

Tarde - Jose Canet - canta Aldo Calderón

Los mareados - Juan Carlos Cobián-Enrique Cadícamo - canta Aldo Calderón

Murmullos - Fabián Aguilar - Juan Carlos Patrón - canta AlDo Calderón

Pá que bailen los muchachos - Aníbal Troilo-Enrique Cadícamo - canta Aldo Calderón

Ansina es la madre mía - Víctor Galieri - canta Aldo Calderón

Medianoche - Aníbal Troilo-Héctor Gagliardi - canta Aldo Calderón

Betinoti - Sebastián Piana-Homero Manzi - canta Aldo Calderón

Atenti pebeta - Ciriaco Ortiz-Celedonio Flores - canta Aldo Calderón

El viaje del negro - Alberto Mastra - cantan Aldo Calderón y Jorge Casal

A unos ojos - Hernán Videla Flores/Carlos Montbrun Ocampo - cantan Calderón y Casal

Pompas de jabón - Roberto Goyheneche-Enrique Cadícamo - canta Jorge Casal

Mi noche triste - Samuel Castriota-Pascual Contursi - canta Jorge casal

Amores de estudiante - Carlos Gardel-Alfredo Le Pera - canta Jorge Casal

Milonga triste - Sebastián Piana-Homero Manzi - canta Jorge Casal

Pa'lo que te va a durar - Guillermo Barbier-Celedonio Flores - canta Jorge Casal

Vieja recova - Rodolfo Scianmarella-Enrique Cadícamo - Canta Jorge Casal

Buscando el nido - Tito Depérgola-Arturo Pláceres - canta Jorge Casal

Nostalgias - Juan Carlos Cobián-Enrique Cadícamo - canta Jorge Casal

Cuando llora la milonga - Juan de Dios Filiberto-María Luisa Carnelli - canta Jorge Casal

Milonga que manda truco - Aníbal Troilo-Cátulo Castillo - cantan Jorge Casal y Raúl Berón

Margot -  José Ricardo-Celedonio Flores - canta Raúl Berón

Pobre piba - Enrique De Lorenzo-Enrique Cadícamo- canta Raúl Berón

Me voy cantando bajito - Francisco Tróppoli-Eduardo Adrián - canta Raúl Berón

Lloró como una mujer - José María Aguilar-Celedonio Flores - Raúl Berón

Como la mosca - Alberto Alonso- Roberto Audriot Barboza - canta Raúl Berón

Lo que vos te merecés - Carlos Olmedo-Abel Aznar - canta Carlos Olmedo

Callejera - Fausto Frontera-Enrique Cadícamo - canta Carlos Olmedo

Malherido - Roberto Fugazot-Gogó Andreu - canta Ángel Cárdenas

De puro curda - Carlos Olmedo-Abel Aznar - canta Ángel Cárdenas

Desvelo - Eduardo Bonessi-Enrique Cadícamo - canta Ángel Cárdenas

A mí no me hablen de tango - Juan José Paz-José María Contursi - canta Elba Berón

A mí me la contaron - Manuel Sucher Julián Centeya - canta Elba Berón

Garúa - Aníbal Troilo-Enrique Cadícamo - canta Roberto Rufino

Barrio de tango - Aníbal Troilo-Homero Manzi - canta Roberto Rufino

Racconto - Carlos García -Margarita Durán - canta Roberto Rufino


   La mayoría de estos datos son de Oscar del Priore en su libro "Toda mi vida (Aníbal Troilo)"

   Podemos escuchar uno de aquellos temas que no llegaron a salir al mercado, por decisión de Pichuco o de la grabadora. En este caso se trata de "El llorón", de Juan Maglio y Cadícamo, que canta Fiorentino con Troilo y está muy logrado.
              
                        

                              

viernes, 10 de diciembre de 2021

Los que Troilo no grabó (1)

    Es una verdadera pena todos los temas que Pichuco no llevó al disco, pese a tenerlos en su repertorio y tocarlos en radios, en milongas, en giras. Ya sabemos que lo de Odeón con su primera orquesta -la más bailable-, fue tan breve, que apenas grabó un disco de 78 rpm. en los cuales, de un lado estaba el tango de Eduardo Arolas: Comme il faut, y del otro, Tinta verde, de Agustín Bardi.

   Eso ocurrió el 3 de julio de 1938 y pasaría casi tres años en blanco, referido al disco, hasta que firmó con la RCA Victor y recién el 4 de marzo de 1941, volvería grabar. Ese día fueron dos discos. En uno estaban Yo soy el tango y la milonga Mano brava, cantados ambos por Fiorentino. Y en el otro: Toda mi vida (Troilo y José María Contursi), cantando Fiore, y el instrumental Cachirulo, de Francisco Caffiero.

   En un racconto más o menos aproximado podríamos hacer un repaso de aquellos temas que no llegaron al disco, cosa que lamentaremos permanentemente, por la escasa visión de los directores de sellos grabadores que impidieron, no sólo con Troilo, que la producción discográfíca del tango tuviera mucha mayor envergadura para la posteridad gloriosa que sigue viviendo el género. 

                                      
   Entre aquellos temas que quedaron sin grabar podríamos citar esta lista incompleta, pero elocuente.

El carrerito- Alberto Vaccareza, Raúl de los Hoyos. - canta Fiorentino

Silbando. J. González castillo-Piana- Cátulo Castillo- canta  Fiorentino

Recuerdo - Osvaldo Pugliese (Primera versión)

El Olivo-Antonio Scatasso/D. J. Vivas-C.Cabral-  canta Fiorentino

Pena mulata-Sebastián Piana-Homero Manzi - canta Fiorentino

Martirio- Enrique Santos Discépolo - canta Fiorentino

Lorenzo - Agustín Bardi.

Onda brava- Aníbal Troilo

Canyengue- Aníbal Troilo.

Catamarca- Eduardo Arolas

Tierrita - Agustín Bardi

Bajo un cielo de estrellas - Francini/Stamponi-José María Contursi - canta Fiorentino.

Corrientes y Esmeralda- Francisco Pracánico-Celedonio Flores - canta Fiorentino

Nostalgias - Juan Carlos Cobián-Enrique Cadícamo - canta Fiorentino.

Después de quererla tanto - Carmelo Di Nápoli-Enrique Dizeo - canta Fiorentino

Vengan muchachos - Manuel Aróstegui-Luis Rubistein

El corazón me engañó - Miguel Bucino - canta Fiorentino

Cuando llora la milonga - Juan de Dios Filiberto-María Luisa Carnelli - canta Fiorentino

Sobre el pucho- Sebastián Piana- José González Castillo- canta Fiorentino

Como dos extraños- Pedro Laurenz-José María Contursi - canta Fiorentino

Griseta - Enrique Delfino- José González Castillo - canta Fiorentino

Lo han visto con otra - Horacio Pettorossi - canta Fiorentino

Vencido -  Orestes Cúfaro-Héctor Gagliardi - canta Fiorentino

Y no pude ser - Aníbal Troilo-José María Contursi - canta Fiorentino

Vieja amiga- Pedro Laurenz - José María Contursi - canta Fiorentino

Racing club - Vicente Greco

El Apache argentino - Manuel Aróztegui

La cumparsita - Matos Rodríguez-P. Contursi-E.Maroni - canta Fiorentino

El llorón - Ambrosio Radrizzani - Enrique Cadícamo - canta Fiorentino

Como perro en cancha'e bochas- Aníbal Troilo-Francisco García Jiménez - canta Fiorentino

Sábado inglés - Juan Maglio

La mariposa - Pedro Maffia- Celedonio Flores - canta Fiorentino

El irresistible - Lorenzo Logatti (primera versión)

No sé ni cómo ni cuando

Entre sueños - Anselmo Aieta- Francisco García Jiménez-  canta Fiorentino

No sé ni cómo ni cuando - Aníbal Troilo-José María Contursi 

Entre sueños - Anselmo Aieta- Francisco García Jiménez

Azabache - canta Fiorentino

Evocándote - Aníbal Troilo- José María Contursi - canta Fiorentino

Milonga de mis amores - Pedro Laurenz - José María Contursi - canta Fiorentino

Es mejor perdonar - Pedro Laurenz - José María Contursi - canta Fiorentino

Pena de amor- Jorge Argentino Fernándrez-José María Contursi - canta Fiorentino

Otra vez - Jorge Argentino Fernández-José María Contursi - canta Fiorentino

Quiero verte una vez más - Mario Canaro- José María Contursi - canta Fiorentino

Mi canción - canta Fiorentino

Angustia - Antonio Rodio -José María Contursi - canta Fiorentino

Viejo ciego - Sebastián Piana-Homero Manzi-Cátulo Castillo - canta Fiorentino

Medianoche - Aníbal Troilo-Héctor Gagliardi - canta Fiorentino

El apronte - Roberto Firpo

   Acá escuchamos  el tango de Dames y Sanguinetti Los despojos, por la orquesta de Pichuco, cantando Floreal Ruiz, que no llegó a salir a la venta.

                                



miércoles, 8 de diciembre de 2021

Ignacio Varchausky:

  “Es emocionante poder volver a tocar y festejar los 25 años de El Arranque”

La llegada de un aniversario siempre es movilizante pero mucho más cuando al contabilizar calendarios se celebra más algo más que una efeméride. Con toda una obra y recorrido por detrás, la Orquesta El Arranque celebra su relación con el tango que este año cumple 25 años, situación que jamás podría pasar desapercibida para todos sus miembros ni tampoco para quienes los siguen y escuchan desde 1996.

                                 


   Con la firme intención de celebrar tamaña permanencia, el octeto (actualmente formado por Camilo Ferrero en primer bandoneón; Pablo Jaurena en segundo bandoneón; Manuel Quiroga en primer violín; Emanuel Teper en segundo violín; Martín Vázquez en guitarra eléctrica; Ignacio Varchausky en contrabajo y dirección; Ariel Rodríguez en piano y Juan Pablo Villarreal en voz) tirará la casa por la ventana con dos conciertos (jueves y viernes 9 y 10 de diciembre en el Torquato Tasso) donde más allá de volver a tocar luego de dos años, repasará parte de su largo repertorio pero también se dará el tiempo para presentar nuevos temas pertenecientes a Camaradas, su próximo disco de estudio que se editará en el primer semestre de 2022.

   Para la ocasión contarán con la notable presencia como invitado del bandoneonista Víctor Lavallén (que participó de manera activa en el álbum por venir) y que será parte de ambos conciertos celebratorios. “Es muy emocionante poder volver a tocar y todavía más para festejar los 25 años de El Arranque. Estuvimos guardados dos años como grupo y donde todo fue una gran incertidumbre. Es conmovedor para nosotros volver para celebrar los 25 años del grupo, algo que es muy surrealista porque sucede en un contexto de ese tipo, me refiero a la situación actual. Estamos muy contentos porque es una oportunidad para volver a mostrar lo que hacemos después de tantos años. Así que nos reencontraremos con el público tanguero en estas nuevas fechas, pero al mismo tiempo tal vez tengamos que guardarnos de nuevo por todo esto que sanitariamente todavía es muy incierto y nos sobrevuela. Lo mejor será festejar entonces mientras se pueda”, aclara Ignacio Varchausky en dialogo con Tiempo.

                                  


   La posibilidad de esta vuelta de la orquesta a los escenarios se da por las aperturas sanitarias del caso, pero también por la instancia de regresar al Torquato Tasso, uno de los lugares donde el grupo se desarrolló desde sus principios. “Cuando se venía la fecha de los 25 años comenzamos a pensar en ciertas ideas, que fueron desde algunas megalómanas a otras más realistas. Lo más lindo que sucedió es que, ya algo más tarde, es que pensamos en presentarnos en un lugar donde estuvimos varias veces tocando en el circuito porteño, por eso elegimos una sala como la que elegimos porque es popular, todo suena bien, el público conoce lo que escuchará, y de paso nos evita tener meternos en un plan tipo teatro o circuito oficial. Tanto una cosa como la otra está cruzada por un nivel de incertidumbre que es enorme, y por eso quisimos ir a lo real, a lo nuestro, tocar en el Tasso, que es un lugar de desarrollo para nosotros”, sostiene Varchausky.

   En relación al repertorio que será tocado en esas dos próximas noches, lo que sonará desde el escenario será heterogéneo y a la vez revelador. Así lo expresa el contrabajista: “El Arranque tiene muchísimo repertorio porque en todos estos años estuvimos tocando continuamente, y también tuvimos nuevos proyectos que tuvieron que ver con discos, colaboraciones con otros artistas como Wynton Marsalis, Kevin Johansen, Lucas Martí, Leopoldo Federico, Nelly Omar o Lidia Borda. Así que cada nuevo proyecto en los que hemos participado siempre estuvo el desafío de armar un nuevo material o repertorio. 

   En estos 25 años te diría que tenemos 25 carpetas con repertorios diferentes y distintos. Pero para esta vez elegimos tocar composiciones representativas del grupo y de sus discos, pero también queremos ir anticipando algo del nuevo disco que saldrá el año que viene. Más allá de todo eso, vamos a tener el placer de sumar a Víctor Lavallén al escenario  porque es uno de nuestros grandes ídolos. Así que él tocará en varias de las composiciones nuevas que haremos para la ocasión”.

                             


   Con respecto a los temas nuevos que serán parte del próximo álbum, Varchausky ofrece más pistas sobre lo que vendrá: “El disco se llamará Camaradas y lo hemos grabado junto a Víctor Lavallén, celebrando la música de Emilio Balcarce y Julián Plaza, que fueron sus grandes camaradas en la orquesta de Pugliese y el Sexteto Tango. Para nosotros es la celebración de esos dos grandes compositores del tango con los que tuvimos la suerte inmensa de tener mucho roce porque tocamos, estudiamos y viajamos con ellos. 

   Es una forma para nosotros de celebrarlos porque nos dejaron un legado  extraordinario, y por otro lado darnos el lujo increíble de tocar con Víctor porque podríamos decir que es el último de los mohicanos. Es un tipo que además de haber tocado con Pugliese y fue arreglador de sus cosas, también fue bandoneón de la orquesta de Miguel Caló, de Mario Francini, de Héctor María Artola, de Pedro Laurenz inclusive. Es una leyenda viviente con una estatura de trabajo artesanal terrible”.

Diego Gez (Tiempo argentino)


martes, 7 de diciembre de 2021

Bien milonga

                                                   Silenciosos van los dos
                                                   y de amor habla la voz
                                                   de la orquesta en sus floreos...
                                                   Viejas quejas de pasión
                                                   renovando parejas
                                                   con este son.

   Sí, las parejas se renuevan en la convidante pista de la madrileña CASA de ARAGÓN (Pza. República Argentina nº6) todos los Martes. Vienen los amigos y amigas de siempre, milongueros al mango y también visitantes de otros países y provincias. Así disfrutan en BIEN MILONGA con una música seleccionada para bailar toda la velada desde las 21 a las 0 horas.

                                 

   Y para ir templando gaitas con vistas a la milonga de esta nochecita, nos damos la consabida vuelta por varias pistas de este mundo, donde el tango, la milonga y el valsecito porteño han sentado plaza y son un boccato di cardinale para los milongueros de distintas razas y países. 

   Para comenzar arranco por el Festivalito de Tango en Hong Kong (China). Allí se exhiben dos parejas de fuste: Los franco-italianos Stephanie Fesneau y Fausto Carpino y los troesmas argentinos Vanesa Villalba y Facundo Piñero. Se mandan al ruedo con Te aconsejo que me olvides por Troilo-Fiorentino.

                                    
   Me traslado al Winter Tango Nápoli, y ahora es la pareja tana María Filali y Gianpiero Galdi, los que bailan el valsecito Fibras, por la orquesta de Juan D'Arienzo.

                                          
   Un pequeño viajecito hasta Breganzona (Lugano, Suiza). Allí, en La Casa del Tango, se lucen bailando Ricardo Calvo y Sandra Messina a los compases de esta milonguita: Silueta porteña.

                                          
    Seguro que algo se te habrá pegado y esta noche te querrás lucir con nosotros, ¡eh..!


domingo, 5 de diciembre de 2021

Los jazzmen tangueros

    En aquellos años de fervor juvenilista, de milongas multitudinarias en los clubes de todos los barrios porteños, las veladas bailables eran amenizadas por orquestas de tango y de jazz, que alternaban en los escenarios. Esa costumbre también se extendería a las confiterías céntricas: Montecarlo, Nobel, L'Aiglon, Mi Club, Dominó y otras. Incluso en las principales emisoras radiales. El Mundo, Belgrano, Splendid, era costumbre presentar a unas y a otras.

   Esa música norteamericana, nacida en Louisiana, llegó a Buenos Aires y músicos de tangos se pasaron al género que  había invadido casi todo el mundo. Incluso hubo familias que dividieron sus integrantes entre uno y otro ritmo. Como los Lomuto, los Caló, los Schiffrin, o los Lipesker. O los hermanos Horacio Deval (Adolfo Tudisco ) y Alberto Deval. Este último comenzó cantando con la típica de Roberto Dimas y luego se pasaría a la Jazz Santa Anita (Ritmo en el alma).

                                      


   Entre los tantos tangueros que cambiaron de bando podría citar al pianista Héctor Lagna Fietta, que había pasado por las orquestas de  Juan Maglio Pacho, Alfredo De Franco, Ernesto Ponzio, José Servidio, Manuel Pizarro, Elvino Vardaro, Alberto Cima, Ciriaco Ortiz, Pedro Maffia y en 1928 compartió un quinteto con el catorce añero Aníbal Troilo en el cine Medrano Palace.

   O Raúl Fortunato, que de ser el primer violín en la orquesta de Ciriaco Ortiz, donde estuvo junto a Cobián, Vardaro , Cayetano Puglisi y Aníbal Troilo, pasaría a ser co-fundador, junto a Osvaldo Novarro, de los Hawaiian Serenaders. Fortunato tocaría el trombón y destacaría como arreglador. Por esta orquesta desfilaron músicos importantes como los hermanos Roy y José Granata -trompetistas-, el contrabajista Aldo Nicolini,  o el destacado pianista Carlos García, entre otros. 

  Osvaldo Novarro se llamaba en realidad Héctor Villanueva y era el que cantaba rumbas, porros, boleros, sambas. Anteriormente había militado en la orquesta de Roberto Firpo como bandoneonista y también cantó algunos estribillos en público. Es autor de temas como La rumbita candombé (Con Batistella y Fortunato) que grabaron Fresedo, D'Arienzo, Canaro, Enrique Rodríguez, entre otros y Candombera.
                                   
Raúl Fortunato y Osvaldo Novarro


   La Orquesta Panamericana de Eugenio Nóbile brilló en el laberinto de la noche porteña, circulando por radios, boites, escenarios y bailes. Tocaba música romántica, melódica y canciones caribeñas que invitaban a mover el cuerpo. Estudió con maestros de calibre y de niño intervino como violinista adelantado en conjuntos que hacían zarzuelas y operetas. Con Juan D'Arienzo, vecino del barrio -como D'Agostino-  fueron violinistas jovencitos en la famosa Cauvilla Prim, orquesta que tocaba zarzuelas y temas españoles.. 

   Pero el tango lo atrapó tempranamente por influencias familiares y así se alineó en orquestas destacadas como las de Augusto P. Berto,  o la de Juan Maglio Pacho.  Con Juan Polito formó una orquesta que grabó en Brunswick y luego se largó sólo en los cines Gaumont, Paramount y el cabaret Imperio. Por sus conjuntos pasaron músicos como José Pascual, Héctor Varela, Eduardo Del Piano y hasta el Mono Villegas que luego saltaría al jazz. Compuso los tangos Quimeras, que luciría en el Sexteto triunfador de Julio De Caro, Se fini, grabado por la orquesta Bruswick, El Lido, Cocoliche y Cuando hace falta un amigo, ambas con letra de Dante A. Linyera.

                              
Nóbile, Gobbi, Panchito Cao (otro que hizo jazz y tango) y Pugliese


   Eduardo Armani fue todo un personaje. Cajetilla de pinta y enorme talento. Su padre fue cantante lírico del Colón y él anduvo entre pinceles y atriles. Pudo ser un gran pintor pues frecuentó la amistad de Petorutti, Xul Solar o Spilimbergo. Nació y se crio en Corrientes y Paraná donde tuvo de compañeros de correrías infantiles a Juan José Castro y los hermanos Ennio y Remo Bolognini que serían músicos de alto nivel. Incluso anduvo con Ángel D'Agostino y Juan D'Arienzo, en aquellas aventuras tempranas, dado que eran también vecinos.

   Se decidió finalmente por la música y jovencito integró las orquestas del Colón y la primera Sinfónica del país. Como violín solista acompañó a Isadora  Duncan en el Ópera y a la compañía de Madame Rasimi, donde actuaba la venerada Mistinguette. Estuvo en el Moulin Rouge y en el Casino de París en los años '20. También acompañó a la Pavlova en el Coliseo y la rusa se lo llevó en gira por el continente. Merodearía el jazz pero destacó en la orquesta de Adolfo Carabelli que grababa en la Victor, y reforzaba orquestas (Lomuto, Cobián) en el disco.

                                       
Armani en la película Así es el tango - 1937


   Fue muy amigo de Gardel que lo felicitó  por su tango Normiña (Norminha), dedicado a una muchacha que conquistó en Brasil.  Como no tenía letra, Gardel se lo llevó a Antonio Capone, portero del Ta Ba Ris, que se la escribió y Gardel lo grabó el día de Nochebuena de 1926. A pedido de Canaro. que siempre reclamaba material, compuso unos 20 tangos. Fundó la orquesta Armani-Cóspito (otro que grabó tangos como Don Goyo). Luego tuvo su propio conjunto de jazz, con la cantante Helen Jackson, que animó  animó bailes aristocráticos o cajetillas en el Club Italiano, Gimnasia y Esgrima  junto a la típica de Fresedo, su socio en la boite Rendez vous.  Creó aquel porro "Santa Marta...Santa Marta tiene tren...", que triunfó en Colombia. Hizo cine y su orquesta mantuvo siempre un sello de distinción.

   Oscar Alemán fue un genio de la música. Nació en el Chaco, tocaban y bailaban de chicos con su padre y sus 4 hermanos. Viajaron todos a Brasil para actuar, la madre murió, se separaron con sus hermanos a dos de los cuales jamás volvió a ver, durmió en calles y plazas, abriendo coches, pidiendo limosna, hasta que pudo comprarse un cavaquinho, comiendo un pan y una banana diaria. Trabajando de portero en una boite, un día faltó un número y le dejaron armar dúo con el guitarrista Gastón Bueno Lobo, con el que luego  recorrería Brasil. Un bailarín negro los llevó a Europa. Estando en Madrid Josephine Baker se entera de sus cualidades y lo manda llamar. Con ella trabajó en el Casino de París, triunfó y al estilo de Django Reinhardt, armaría el Quinteto del Hot Club, de Francia.

   Tocó jazz al lado de grandes como Duke Ellington, Louis Amstrong o Billy Coleman en encuentros privados. Cuando regresó al país trabajó en la renovación del tango y formó el "Trío Victor" (o Les Loups), con Elvino Vardaro y Gastón Lobo. Grabó tangos: Recóndita, Página gris, El presumido y también su Guitarra que llora con guitarras hawaianas, en 1928. D'Agostino-Vargas dejaron una bella versión del tango en 1943. Luego Alemán se dedicó al jazz, la música brasileña y fue todo un suceso.

   Las denominadas "Orquestas características", fueron grandes animadoras de veladas milongueras y radios. Se distinguían por un repertorio ideal para inmigrantes españoles e italianos. Tocaban una música sencilla y alegre. Feliciano Brunelli (Felicien), nacido en Marsella, hijo de un italiano afinador y luthier de acordeones, fue el que tuvo más aceptación. A tal punto que grabó 763 temas, casi todos en la RCA Victor, en cuya sede central está su foto enmarcada como uno de los músicos que más dinero le hizo ganar a la empresa.

                             


   En Rafaela (Santa Fe), donde vivía con su familia, lo descubrió Elvino Vardaro que lo llevó a Buenos Aires, alojándolo en su casa.  Allí creó su famoso vals Ilusión de mi vida, dedicado a la sobrina de Elvino. Dominaba el piano y el acordeón y en 1933 creó el Cuarteto criollo, con Vardaro en violín, Spina en guitarra y Vicente Fertonani como segundo acordeón, actuando en el Café Lombardo y en El Nacional. Para debutar en radio Splendid forma el  Cuarteto del 900, con él al piano, Vardaro en violín, Troilo en fueye y Enrique Bour con la flauta, haciendo tangos de la guardia vieja. A continuación forma su Gran Orquesta Característica con 15 músicos que tendrán un éxito impresionante y duradero. Creó algunos tangos, entre ellos Vamos, con Scianmarella, que grabó Di Sarli con la voz de Podestá.

   El puntano Juan Carlos Barbará, (Se llamaba José Antonio Barbará) muy buen pianista, formó a sus 16 años, la orquesta típica Barbará-Canale, que actuó en clubes y emisoras radiales. Pasaría por la orquestas de José García, Mario Azerboni y Roberto Firpo hasta que en 1938 crea una Típica y Jazz que alterna con éxito en las confiterías de moda.  Y en 1940 por sugerencia de Jaime Yankelevich y padrinazgo de Francisco Canaro conforma su orquesta característica, convocando a excelentes músicos que además brillabaA Osvaldito en su vestimenta, dejando el piano por el acordeón.  

   Trabajó en dos películas y luego de una larga gira se radicó en Estados Unidos durante 14 años, viajando y actuando por todo el país. Lo convocan de Canadá en 1974 y se radica en Montreal, actuando con su acordeón y cantando. Volvió fugazmente a Argentina para presentar su Misa-Tango, con el auspicio de la Municipalidad de Lanús, que fue donde comenzó su carrera cuando llegó de San Luis. Falleció en Montreal y entre sus numerosas creaciones personales podríamos citar la Milonga del sentimiento que grabó Di Sarli con Rufino. 

    Entre otros destacados cabría agregar a Wáshington Bertolín (Osvaldo Bertone), hijo de unos inmigrantes piamonteses que arrendaban una isla del Delta conde cultivaban fruta que luego vendían. A Osvaldito le gustaba mucho el instrumento que tocaba un peón y su padre le compró un acordeón. Aprendió rápidamente estudiando con profesores y fue algo mágico. Lo contrataban para actuar en cines, fiestas y la familia comenzó a depender de su éxito. El dueño del Broadway lo bautizó Bertolín. A sus 16 años debutó en la orquesta de Edgardo Donato y fue una bomba. Estuvo 5 años con Donato, grabó numerosos temas con la orquesta y luego fundaría el sexteto de jazz con Washington García. Al fallecer éste se quedó con el nombre Wáshington Bertolín.
   
   Para matizar la nota podemos  escuchar Candombera, por la Hawaiian Serenaders, cantando Osvaldo Novarro. Grabado en 1948.
                                           
 
     Y también Recóndita , tango de Fausto Frontera, por el Trío Victor (Elvino Vardaro, Oscar Alemán y Gastón Lobo). Grabado en 1929.              
                                          

      O a Bertolín con su conjunto interpretando La cumparsita.