Translate

domingo, 19 de abril de 2020

Sin pisar el Polito


En estos días de confinamiento, encerrados por el Cobián 19, bullen los recuerdos en mi Cucuza Castiello y acodado en el Bahr casero, me mando el Basso de Bermúdez diario, y me toco la Pansera engrosada por esta Racciati fulera, Sosa, intentando apurar los Díaz que vienen Malerba.  De todos modos, a las Ochoa en punto, Stamponi mi aplauso al personal sanitario, que me sale del Pacho. Sé que la Famá es puro cuento, pero Del Carril de la memoria tanguera, tirando de la Piazzolla, recuerdo tanto Biagi:  Demare, Montes, Rivera, Arenas, Lagos, el paseo Marino, Larroca, el Castillo Do Reyes, Campos… 


                           

También retorno hoy a mis primeros escarceos en la milonga. Me gustaba ir bien Pichuco, Había sacado el traje de la Tanturi, en general todos iban Cambareri. En aquella Caldara unos estábamos para milonguear y otros p’al levante. De paso cañazo… Yo a bailar con Pugliese, Troilo y Di Sarli sobre todo. Y aquella noche -de las primeras- vi a tres muchachas…, te lo digo de Vardaro, no me quiero poner Laurenz, pero creí tocar el cielo. Los sonidos Del Piano me colocaron debute y con el mayor De Caro, cabecié a la más linda que estaba De Bassi del reloj. Ella me estaba Miranda, pero se hizo la fesa. Tenia una blusa Morán, un Lomuto de locos… Las tres calzaban unos Bustos… 

Había una piccola Maffia barrial que copaban a las mejores. Pero la piba me vió bailar, me Caló bien – te soy Francini- y le gané a unos cuantos Gavioli, porque al segundo cabezazo me batió el Siro. ¡Cuánto D’Arienzo  volver a aquella escena que me permitió Floreal ante los grosos! Yo tenía 17 pirulos, Tuve un Ortiz bárbaro, era novato en la Plaza, y en aquel Corsini milonguero me sentí El Cachafaz.  Era Lamas linda, muy Maderna, usaba perfume Delfino, un Chanel que me envolvía en su aroma, accedería luego a otras tandas conmigo, fui ganando la Plaza y antes de tomarnos el Piro con La cumparsita, la apuré y sonriente, me pasó el tubo. ¡Qué te Serpa!

Fue la Pontier de aquel romance de barrio, y la pareja milonguera. Me gustaba acompañarla a su Casal, regalarle Ramos de Flores, De Rosas. Ella me obsequió una botella de coñac Martel y otro de un buen Binelli.  Te Battistella la justa, los dos pensamos que la vida nos Attadía, pero a la vez, también me asaltaban ganas de aparcar el Amor y bailar con otras. Lo que te Charlo es real, no hablo al Bardi ni Ledesmas a la zabiola. Me dejó Lamarque, pero volví a la cosa Coral, donde Piana Piana fui pasando el Rodio.  Ya sabés que “Lo que natura non da, Salamanca non presta”, y yo era un milonga que me quería morfar el mundo.  

De Angelis y demonios. Era como cambiar la Ferrari por un Falcon.  Pero, me salió bien el Ardit, le Echagüe al fuego, porque las milongueras de prima eran para mí imanes que se me prendían como abrojitos, te lo digo de Berón. La piba me dio la Canaro y se la aguantiñó. Laborde una noche, aclaramos, la Grela soltó un Calderón de lágrimas, algunas sobre la solapa de mi Ciriaco, yo estuve Manzi, sin Sobral, y así Ribó el final. 

Sí, Firpo ese final. Porque como dice la zamba de Vargas: “La despedida esa corta la ausencia es larga”. Y ya Libertella, asomaba el Lucero de mi vida milonguera que me Marcó y me atraparía en sus redes. Belussi como el rayo, fui acoplándome a las mejores y entré a jugar en primera, inventando, sin hacer Copes de pasos de otros. ¡Chupate esa Mandarino! Nunca pensé en cuánto iba a Durán, para mí era Lafuente de la Vidal. Placer de los Reyes.  Fui dejando mi Marcucci en tantas milongas, como el que Acuña sus pasos hasta en sueños. 

Hoy, De Grandis, con mis lopes Cárdenas, sigo en la brecha, respetando esta Vedani con Penón, dejándome la Barbieri hasta que abran la jaula, vacíen los Spitalnik y levanten el encierro.  Entonces, como una Centeya, te Juárez, que me Demarco de todo,  salgo disparado a la milonga, me sentiré como un Ray, gritaré “Visca el gotán!.  y ¡Que me quiten lo bailao!

¡Que me Contursi!

José María Otero

4 comentarios:

  1. Al igual que el anterior con nombres de tangos, milongas y valses, éste con nombres de músicos, cantantes, cantores, autores y bailarines, muy muy bueno. Saludos José María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. El encierro nos invita a crear cosas.Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Bueno, ya sabés que en la cuarentena, el balero labura el doble...

      Eliminar