jueves, 2 de octubre de 2014

Vanesa Quiroz

Esta hermosa muchacha porteña  iba para bailarina clásica, pero tuvo una lesión importante y el destino la fue llevando, llevando... a escribir una maravillosa historia. En su casa se escuchaba tango a todas horas y se le fue prendiendo en el alma. El padre era chaqueño pero vivían en Buenos Aires y los nombres de los cantores, de las orquestas iban poblando la memoria de la chica de Ituzaingo que aún no despuntaba su futuro.

Pero el milagro ocurrió por la fuerza de las circunstancias personales, y el baile y los estudios quedaron relegados por el canto. Supo que tenía que trabajar la voz, el estilo y varios profesores la fueron formando, especialmente Beatriz Muñoz, que la perfeccionaría definitivamente. Con 15 años y después de anotarse en un concurso que organizaba Jorge Vidal, el que fuera cantor de Pugliese,  sin resultados favorables, comenzó a actuar con él en festivales que organizaba en el Teatro del Sindicato Luz y Fuerza. Allí se fogueó, junto a vocalistas de la talla de Alberto Morán -su padrino artístico-, Jorge Casal, Oscar Ferrari, Roberto Goyeneche o el Chocho Florio. Y sus padres, radiantes.

                                   
   

De paso tomaría clases con el mismo Vidal y Ocar Ferrari, Y fue comprendiendo que para emprender un camino largo hay que llevar bastantes provisiones. Sobre todo cuando creyó tocar el cielo con las manos al ser convocada por Miguel Ángel Zotto para su compañía. Antes le hizo una prueba "a capella" en su oficina, y la respuesta del gran bailarín fue un mazazo para ella: "Impecable técnicamente, pero te falta todavía, nena". Aunque el golpe, a sus 17 años fue duro, comprendió que debía estudiar más. No sólo con los profesores del Teatro Colón en técnica lírica, también perfeccionándose en el canto popular.

Ya había cantando bastante en escenarios cuando con 18 años la agregaron a la compañía de Carlos Lazzari y su orquesta para actuar en Japón. Los sueños se iban cumpliendo y cómo... Sus padres debieron firmarle un documento para poder viajar. Luego, con el correr de los años iría cinco veces más al país del lejano Oriente, donde la valoran muy alto. Incluso ha grabado  un tema: Esperándote, para los videojuegos nipones del Silent Hill, que es una verdadera maravilla. Es la única canción grabada en la primera serie.

                                                         
                               

Con arreglos de Omar Valente y letra en español de Daniel Monteverde, la interpretación de Vanesa es una hermosura. Los gamers de foros ingleses, inmediatamente pidieron una traducción fiel de la canción  a los hispanoshablantes para poder saber qué era lo que decía la letra de la canción. 

Y andando se hace el camino. Un día la llamó Pablo Ziegler para hacer la operita María de Buenos Aires. Otro sueño grande. La probaron junto con otra cantante y a las dos, Ziegler les dijo lo mismo: que muy bien cantando pero les faltaba lo actoral. Y así se metió de lleno Vanesa, con Alicia Bruzzo y otra maestra recomendada por ella. En la siguiente audición pasó con nota. Ya sabía manejarse en el escenario como actriz y junto a Juan Vitali y José Ángel Trelles de compañeros, la representaron en Italia, Holanda, Bélgica y Hungría.

Desde entonces Vanesa Quiroz, la admiradora de María Graña, es una artista cabal, con un sentimiento que acrecienta su hermosa voz, y va puliendo y encerando los escalones que trepa en su ascendente carrera. Ya está madura, aunque no ha llegado a los cuarenta, el debe de la vida, según cantaba Tito Reyes. Pero es el momento en que se empiezan a descubrir esos pequeños yeites del tango que estaban escondidos, los nuevos recursos, la cancha...

                                     


Entre tanto, aquella piba tímida que arrancó a los 15, ya desfiló entre ovaciones por escenarios de infinidad de países: Estados Unidos, casi toda Europa, los Emiratos árabes, Rusia, y varios de Sudamérica, especialmente Brasil, adónde vuelve seguido porque la tienen en alta estima. Además viajó finalmente con Tangox2, la compañía de Miguel Zotto, que supo esperarla. Con Tango Pasión y el Sexteto Mayor.  Con Tanguera, de Diego Romay, con Sting, Luis Miguel, Mariah Carey. Y por fin en 2007 pudo grabar su primer CD en Buenos Aires: Íntima, producido por Horacio Delgado que la asesoró en todo, aunque ella eligió el repertorio.

La acompañó el conjunto dirigido por el pianista y arreglador, Nicolás Ledesma e integrado por Horacio Romo en bandoneón; Pablo Agri: violín; Edgardo Acuña: Guitarra eléctrica; Diego Sánchez en violoncello y Enrique Guerra: Bajo. También intervinieron en algunos temas: José Colángelo, Leopoldo Federico y Hugo Rivas.



Vanesa Quiroz canta en el Café de los Angelitos, con todo el elenco.
                              
Ese disco es un regalo para los oídos y para el cuore. La voz increíble, melódica, de Vanesa acompañada por estos nenes, reluce como nunca.Su sentimiento se expresa con una comprensión de la letra que le da más vuelo a la misma. Y recupera algunos temas algo diluidos en la memoria. Tengo que decir que es una cantante con todas las letras y que me encanta. Incluso haciendo un tema de Chico Novarro y Eduardo Jaurena: Manías, algo desusado en el género. Ella lo interpreta de un modo íntimo, casi sensual. Maravilla. Para escucharlo de noche con una copa en la mano.



Y otro tema recuperado del ostracismo por ella, de un modo especial, es el tango de Carlos Cacciari y Emilio Querejeta: Tus Palabras y la noche. Les dejo los dos para el disfrute.

Vanesa Quiroz - Manías 

Vanesa Quiroz - Tus palabras y la noche. 


Y ya instalados en la cercanía de su voz íntima, veámosla en directo, interpretando el tango de Alfredo Malerba y Luis César Amadori: Vendrás alguna vez.

                                              
                                                             

Y para los fanas de Vanesa, vale la pena escuchar ese Esperándote imperdible. Cosa grosa.

Silent Hill Original Sound Track Esperándote 









2 comentarios:

  1. que bien canta que hallazgo para mi y como resolvio ese " volvas" muy buena saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, sorprende con el "vuelvas" que se sacó de la manga y queda mucho mejor. Es una artistaza.

      Eliminar