lunes, 13 de octubre de 2014

Lisette

Esta niña emocionaba cuando era pequeña, y ahora que tiene nada más y nada menos que 14 adolescentes años, uno no puede menos que maravillarse al verla manejándose ante el público tocando el violín, el piano, la flauta...¡el bandoneón! o...cantando.Y lo hace con una naturalidad asombrosa. Incluso cuando cuenta que su abuelo alemán llegó a la provincia de Córdoba contratado por una firma comercial y lo impactó un tango que había escuchado. Y se quedó a vivir en la hermosa provincia argentina.

                                   



A Lisette Grosso Schmid, nacida el 21 de enero de 2000, le sucedió algo parecido cuando tenía apenas dos años. Había asistido a un concierto del Cuarteto de cuerdas de Roma y sintió algo especial que le llevó a hacer todo tipo de ocurrencias llamando la atención del público asistente al acto. A tal punto que sus padres le regalaron un violín de juguete para que se entretuviera.

El juguete le aburrió enseguida, se distraía tocando el piano de su abuelo, y entonces recibió un violín de verdad, que era lo que quería. Enseguida comenzó los estudios serios de música y dos años más tarde, con el grupo Suzuki realizó su primera presentación en el Teatro cordobés San Martín.

                                       
La pequeña Lisette con Raúl Lavié


Bueno parece una película, porque también estudió francés, inglés, flauta, bandoneón, piano, expresión escénica y canto, con profesores especializados como éstos que acá figuran:

Violín: Jonás Perea Muñóz
            Alan Chevalié
            Guadalupe Tobarías
            Mauro Asís
Canto: Rosana Pampiglione
            Esteban de Reyes
            Norma Rizzo
Piano: Giuliano Mosello
           Jorge Bailo
           Ana Belén Disandro
Bandoneón: El Maestro Carlos Nieto
Flauta Dulce: Ricardo Carbajal
Flauta Traversa: Fernando Canata


Ella misma relata parte de su historia y toca en una plaza pública cordobesa, de mañana, con viento, e incluso canta el tango de Cadícamo y Barbieri, "Anclao en París", para un reportaje en el programa de Lalo Mir. Increíble. ¡Tenía 11 años!!!

                                            


A esta altura ya recibió numerosas distinciones, y a los 9 años, pulsó el violín invitada por Esteban Morgado, en su orquesta, durante el Festival Lunas de Tango de La Falda. Porque con este instrumento se defiende divinamente como podemos apreciar en este video. Acá tenía 10 años y toca Por una cabeza, de Gardel y Le Pera en el Auditorio Nacional de La Falda, en los festejos del Bicentenario..

                               


Ha cantado con Raúl Lavié, con Guillermo Fernández, con Jairo, con Juan Darthés, con el acompañamiento del maestro José Colángelo o acompañada por su propio bandoneón, una proeza difícil de igualar. Además, como cuenta su padre, ya de niña leía las partituras con toda naturalidad y se le quedaban en la cabeza. "Decía que tenía la música dentro de su cabeza cuando apenas tenía dos o tres años y nos parecía rarísimo", recuerda su progenitor. Acá la difrutamos en "Gracias por venir", el programa de Lalo Mir, haciendo Malena con el fueye y su gola. Raúl Lavié y Guillermo Fernández la aplauden con los ojos y el cuore.
                                     



Intento redondear un poco la imagen artística de esta niña. La vemos hace un año (hoy tiene catorce), tocando Adiós Nonino, de Ástor Piazzolla, en una fiesta del Rotary Club, en el Hotel Tres Pircas, de Huerta Grande.

                                            



Y un final breve pero muy emotivo. No hay más que ver la cara del Negro Lavié cuando Lisette toca y canta el tema de  Laurenz y el Catunga Contursi: Como dos extraños. 

¡Qué maravilla!



                                                                       

5 comentarios:

  1. que bien y que bueno que el gotan le pique a la purretada saludos

    ResponderEliminar
  2. Por eso siempe les doy su lugar. Hay que alentar a los jóvenes para el tango tenga la polenta y difusión que merece. Y los próceres, sus sucesores. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Es un placer mostrar a una chica de este calibre y sentimiento. Un abrazo.

      Eliminar