domingo, 22 de septiembre de 2013

Los señores del tango

La historia muestra numerosos casos de orquestas que se formaron, deshojándose de otra donde sus músicos estaban alojados. Sucedió , por ejemplo, cuando Juan Polito se fue con los músicos y cantor que actuaban con D'Arienzo para formar rancho propio. O los que se marcharon con Fiorentino del conjunto de Troilo. El Sexteto Tango, escindido de Pugliese, y varios por el estilo.

                                 

Es también el caso de esta orquesta que parafraseaban en su presentación, el rótulo en plural con el que se conocía a Carlos Di Sarli -El señor del Tango-. Su nacimiento ocurrió en el mes de enero de 1956, cuando la mayoría de los integrantes de la orquesta del pianista bahiense,  decidieron enviar un telegrama de preaviso, con un mes de antelación, anunciando su desvinculación del conjunto.

                                 

Sólo permanecieron junto a Di Sarli -que se vio obligado a conformar otro conjunto-, el violinista Tito Simón, y el contrabajista Alfredo Sciarreta. La nueva formación que se abría, incluía también a los dos cantores: Oscar Serpa y Mario Pomar. Y alternarían los siguientes músicos durante el tiempo en que permanecieron bajo el paraguas de esta nueva denominación: Federico Scorticatti, Félix Verdi, Ángel Ramos, Luis Masturini, Héctor Moggio: bandoneones. Roberto Guisado, Bernardo Weber, Pedro Sapochnik, Ángel Goicoechea, Domingo Varela Conte, Emilio González: violines. Salvador Nicosia: piano. Hamlet Greco: contrabajo.

Eran momentos tristes porque el país estaba bajo una dictadura, tras la caída de Perón en 1955, por un golpe militar, y el tango pasaba por un mal momento. Di Sarli seguía peleando pese al bajón sufrido y al decaimiento del tango, que atravesaba uno de esos baches estadísticos, siempre ninguneado por los políticos e intelectuales que lo despreciaron históricamente.

Los señores del tango. Detrás del piano, los cantores Mario Pomar y Oscar Serpa
Los señores del tango debutan el 3 de febrero de 1956 en Radio Belgrano, se presentan en la Confitería Richmond y en la Confitería bailable Dominó, lugares donde pasé buenos momentos de mi juventud. También consiguen contratos para grabar en los sellos Music Hall y RCA Víctor.
                                   
Conservaron visiblemente el estilo disarliano, e incluso incluyeron en su repertorio  varias páginas que tocaban con su anterior director, aunque intentaban darle algún pequeño matiz diferente. Pero la promoción de otros ritmos por parte de las grabadoras y la nueva situación que atravesaba el tango, con la merma de trabajo, bailes y radios, hizo que esta orquesta se deshiciera al cabo de siete años de trabajo, y cada uno de sus integrantes tomaran rumbos diferentes.

                                                         

Ahí quedan sus grabaciones de entonces y los invito a escuchar un par de temas. De C. Ziccaro, G. Camiña y E. Josis, el tango Quereme corazón, grabado el 26 de setiembre de 1962, que canta Mario Pomar. Y de Ángel Ramos y Eugenio Majul, Milonga y lágrima, cantada por Oscar Serpa, y realizada el 11 de octubre de 1962.

16- Los señores del tango - Quereme corazón

22- Los señores del tango - Milonga y lágrima

2 comentarios:

  1. Hola. Soy un amigo de la familia de Angel Ramos. Ellos quieren vender unos discos que tienen sobre los señores del tango y quisiera saber si usted está interesado. Saludos y gracias. mi mail: diegohd24@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, pero tengo esas grabaciones y no sé de nadie que quiera comprarlas. Te deseo mucha suerte y especialmente a la familia de Ángel Ramos.

    ResponderEliminar