domingo, 30 de junio de 2013

Los Lipesker

Hijos de un matrimonio judío de Odessa, Rusia, que se estableció en Rosario, fueron seis los hermanos que vinieron al mundo en suelo argentino. De ellos, cuatro se dedicarían profesionalmente a la música luego de haber estudiado seriamente en la capital santafecina: Félix, León, Santos y Freddy.

El primero era bandoneonista, se había formado en la Academia de Abel Bedrune, y cuando tenía 20 años dió el gran salto al enrolarse en la consagrada orquesta de Julio De Caro, nada menos, Para cubrir con el Chula Clausi, la deserción de Pedro Laurenz y el cieguito Armando Blasco, y formar un cuarteto de fueyes junto a Carlos y Romualdo Marcucci, en 1934.
                       
                                                                              
Julio De Caro recordaba cuando fue a actuar a Rosario, en el Teatro San Martín en el año 1926. En el hotel se le presentó un niño de 13 años con el bandoneón y le pidió que lo escuchase y lo llevase con él a Buenos Aires para incorporarlo a su orquesta: "Sos demasiado jovencito, tocás muy bien además, pero no te puedo llevar por la edad. De todas maneras, te prometo que te llamaré un día". Y ese día finalmente llegó y Julio De Caro cumplió su promesa. Era Félix Lipesker.

Además de su manejo del bandoneón, entre Carlos Marcucci y Félix Lipesker pusieron un Conservatorio, reflotaron unos esbozos de Arturo Berstein y editaron un libro con el método sistemático para aprender el bandoneón que hasta entonces no existía. Lo vendían incluso por correspondencia, y tuvo mucho éxito en provincias. Félix realizó versiones sobre variaciones para orquestaciones de varias orquestas populares y terminó siendo gerente de la editorial Julio Korn.

                         
Orquesta de Julio De Caro. Félix Lipesker es el cuarto fueye, junto a Julio De Caro

Compuso hermosas páginas como el vals Romántica con versos de Homero Manzi, Este viejo corazón con Emilio Barbato y José María Contursi o Adiós adiós corazón con Lito Bayardo y Barbato, y con éste y Cátulo Castillo: Naná.
                         
Su hermano León, tres años menor que Félix, firmando como Leo Lipesker  y Riel en algunos composiciones, fue un violinista de alto nivel, Sería primer violín, precisamente,  de las orquestas de Pedro Maffia, Miguel Caló y Roberto Caló.

Incluso en 1961, cuando el tango atravesaba un tremendo bache, formó el Primer Cuarteto de Cámara del Tango, un conjunto excepcional integrado por Leo como primer violín, Hugo Baralis de segundo, José Bragato en cello, Mario Lalli a la viola y arreglos de Pascual Mamone.

Dos años antes, bajo el rubro "Los notables del tango", había integrado un cuarteto con Leopoldo Federico en el bandoneón, Leo Lipesker en violín,Omar Murtagh en contrabajo, y Osvaldo Berlinghieri al piano.

Entre sus composiciones figura El último guapo realizado con versos de Abel Aznar que llevó al disco con gran éxito José Basso y la voz de Alfredo Belusi.

Santos Lipesker
Santos -originalmente Salomón-,fué el más prolífico y popular de todos los hermanos. Una verdadera máquina. Aunque no tenía estudios serios, su facilidad para tocar diferentes instrumentos que despuntó desde niño, le permitió ingresar como bandoneonista de Pedro Maffia, junto a su hermano Leo, cuando contaba 19 años, por recomendación de Homero Manzi.

Al poco tiempo incursionaría en las filas del jazz tocando el clarinete y el saxo tenor, con el cual desfilaría por infinidad de orquestas de la época: Los Cotton Pickers, Rudy Ayala, la Jazz Casino, Luis Rolero y muchas otras. Su oído privilegiado le sirvió para reemplazos de última hora, gracias a su facilidad de adaptación a los distintos arreglos.

Fue director de la Orquesta estable de Radio El Mundo mucho tiempo y posteriormente ancló en Canal 9, realizando la misma función, y fue donde lo conocí. Cuando nos encontrábamos en la sala de maquillaje, siempre estaba hacíendole bromas a todo el mundo. Y me discutía mis comentarios futbolísticos, haciéndose el enojado.

                                     

Fue director artístico de un sello grabador y creó alrededor de treinta conjuntos musicales de todos los géneros para actuar y sobre todo llevarlos al disco. Un personaje increíble, amante de las buenas comidas, además. Entre sus centenares de composiciones de todo género, también hizo algunos tangos y los más destacados fueron: Bolero y La barra de la esquina, ambos con versos de Reinaldo Yiso.
                                                               


Freddy Lipesker, el menor de la dinastía, se dedicó al jazz. Se llamaba Jaime y anglificó su nombre con ese objetivo. Tocó el contrabajo en numerosas formaciones del género.

Vamos a recordar en esta jornada dominical a Félix en este glorioso valsecito que hizo con Manzi y que acá escuchamos por Francisco Canaro cantado Roberto Maida: Romántica, grabado el 22 de agosto de 1938. A Leo lo traemos en la versión de El último guapo que grabó José Basso con Alfredo Belusi el 7 de octubre de 1958. Y a Santos, cuando dirigía el cuarteto Los Porteñitos (solo para grabaciones), en el valsecito de Aníbal Troilo y Homero Manzi: Romance de barrio. El Cuarteto lo integraban Santos Lipesker (bandoneón) Ubaldo De Lío (guitarra) Roberto Guisado (violín) y Héctor Davis (segunda guitarra).

Romántica - Roberto Maida-Francisco Canaro

080- El último guapo- José Basso-A.Belusi

06- Romance de barrio- Los porteñitos




1 comentario:

  1. muy buena tu investigacion , gracias por compartir, tengo algunos 78s de santos y siempre quise saber quien era de donde venia o si era el pseudonimo de algun otro capo. mil gracias! carlos chappanoland@hotmail.com

    ResponderEliminar