sábado, 1 de junio de 2013

Itzhak Perlman y Carlos Gardel

Itzhak Perlman está considerado el violinista solista más importante del mundo. Nació en Tel Aviv, cuando la ciudad estaba en Palestina, bajo Mandato Británico (actual Israel) y sufrió la poliomelitis cuando tenía 4 años, por lo cual se vió necesitado de andar con muletas, y toca siempre sentado, debido a ese problema.

   Carlos Gardel (Toulouse 1890/Medellín 1935) le puso música a una letra de Alfredo Le Pera en 1935: Por una cabeza, para la película Tango Bar, sobre un guión de Le Pera. La filmaron en febrero de ese año y se estrenó el 22 de agosto de 1935 en el cine Suipacha, calle Suipacha 442, de Buenos Aires. Gardel había muerto dos meses antes.
Diez años y 9 días más tarde de ese estreno,  nacía este impresionante violinista que toca con un Stradivarius de 1714, antaño propiedad de Yehudi Menuhin. Estudió en la Academia de Música de Tel Aviv, previo a su residencia estadounidense. En 1958, con 13 años de edad se presenó en el legendario programa televisivo de Ed Sullivan. A la vez ingresaba en la Julliard School, para estudiar con Ivan Galamian y Dorothy DeLay. En 1963 debutó en el Carnegie Hall como solista y un año más tarde ganaría la Leventritt Competition, que daría paso a su espectacular carrera


    Gardel fue un privilegiado que no sólo patentó el modo de cantar el tango sino, que pese a no saber música, destacó como compositor de temas memorables: Arrabal amargo, Lejana tierra mía, Amargura, Apure, delantero buey, Los ojos de mi moza (con Terig Tucci), Sus ojos se cerraron, Volver,  recuerdo malevo, Volvió una noche, El día que me quieras, sol tropical, Mi Buenos Aires querido o Cuesta abajo, por citar algunos de ellos, en distintos géneros.

Perlman ha ganado 15 Grammys y 4 Emmys, ha tocado con Sinfónicas de todo el mundo, ha dirigido otras, Ganó el Oscar por su interpretación musical en La lista de Schindler, recibió premios de los presidentes norteamericanos Reagan y Clinton y actuó en la asunción presidencial de Obama en 2009. En esa ocasión, junto a Yo Yo Ma, Gabriela Montero y Anthony McGill, interpretaron la obra Air Simple Gifts, una composición de John Wiilliams.

            
    Carlos Gardel, además de enorme artista, era aficionado al turf y propietario de caballos de carrera. El musicalizador de las películas de Gardel en Nueva York, Terig Tucci, contaba que un día lo llamó Gardel a las 3 de la mañana, despertándolo:- "Ché, viejo acabo de encontrar una melodía macanuda para el tango "Por una cabeza"- Y procedió a cantármela ipso facto: "Por una cabeza de un noble potrillo / que justo en la raya afloja al llegar / y que al regresar parece decir: " No olvidés hermano, vos sabés, no hay que jugar". / Por una cabeza, metejón de un día / de aquella coqueta y risueña  mujer /  que al jurar sonriendo el amor que está mintiendo / quema en una hoguera todo mi querer".
-No sé si sería que no me había despertado del todo -prosigue Tucci- que, al oir por teléfono el fruto de su inspiración, ni la melodía ni la letra de Le Pera me hicieron mucha impresión, y así se lo dije.
-Mirá Beethoven -replicó Gardel antes de cortar-, vos te quedás con tus corcheas y tus semifusas, pero no te metás conmigo en asuntos de matungos...

Itzhak Perlman, casado con una violinista y padre de cinco hijos, dice refiriéndose a aquellos compositores que interpreta en sus actuaciones y grabaciones: "El mejor compositor para mí es el que estoy tocando en este momento. Me gustan aquellos que pueden representar la esencia lírica del violín. Uno puede tocar música de cámara, sonatas o conciertos y hay que sentir un gran compromiso, yo no puedo tocar sin que ame la pieza". El músico John Williams dirigió la orquesta que interpreta este tema que año a año renace de sus cenizas y se empina en las carteleras mundiales. Y Perlman con sus solos de violín nos dejó a todos con la piel de gallina. Lástima que no estaban Gardel y Tucci para escucharlo, y así Carlitos se tomaría la revancha con su amigo. Me lo imagino a Gardel diciéndole.

-No te dije que mis pingos no me fallan nunca.

Y escuchemos esta maravilla de Itzhak Perlman con la orquesta de John Williams: Por una cabeza 




                                               

                                                          





No hay comentarios:

Publicar un comentario