sábado, 18 de junio de 2016

Mil doscientas entregas

Efectivamente, con esta entrega de hoy, culmino las 1200 páginas de Tangos al bardo. Mis tango papers no quiero compararlos ni de casualidad con los "Panamá papers", por ejemplo, porque esos son papeles más relevantes y unos buenos paquetes de ellos pueden servir incluso para consagrar a grandes empresarios, financistas e incluso ministros, diputados, senadores o Presidentes de países del Mondo cane actual. Qué vachaché!

Mis papers son mucho más modestos, pero llevan implícitos una carga de trabajo por la afección a algo relacionado con la cultura y el arte, como es el tango. Y me produce mucho orgullo poder llegar a tangueros y milongueros del ancho mundo que siguen esta página que hoy llega a su número 1200, que se dice pronto. Sin tener la grandiosidad de los Panamá papers -porca miseria- nos sirven para seguir el hilo y las vicisitudes de todos aquellos que siguen haciendo grande el tango con su obra.

                                     


Y como esta noche tenemos BIEN MILONGA en Madrid, y como representación de los que se lucen en el encerado o en un escenario, mostrando la grandeza del tango bailado; para festejar el acontecimiento voy a traer a tres parejas que subliman el arte milonguero y pasean sus estilos y dibujos por aquí, por allá y por acullá. Chán chán..

Y arranco con la esplendísima Alejandra Mantiñán. En este caso está en Viva la Pepa, del Villa Malcolm, bailando con Gonzalo Ángeles. Entre ambos se mandan el tango Destino de flor, por Carlos Di Sarli y su cantor Roberto Florio.


 Y de paso por Catania -Italia- los disfrutamos a ese cacho de pareja que integran Murat Erdemsel y Sigrid Van Tilbeurgh. En este caso bailan una rara adaptación del tango Silencio.

     

Y para cerrar, nada menos que esas dos figuras que están haciendo roncha por el ancho mundo. Un santiagueño y una porteña que han encontrado todos los matices para unirse en la pista y en la enseñanza, para ser aplaudidos y admirados en todos los rincones. Son Sebastián Arce y Mariana Montes, pareja de muchos quilates. Acá los vemos en el Festival de Beirut, arrancando ovaciones por su interpretación de la milonga Con flauta y guitarra, por Héctor Varela y sus cantores Jorge Falcón y Fernando Soler.


                                     

Y chau pinela...

1 comentario:

  1. ¡Felicitaciones, troesma!
    Abrazo desde Buenos Aires,

    Martín

    ResponderEliminar