viernes, 6 de noviembre de 2015

Indio manso

Este tango de Héctor Quesada no ha tenido un gran recorrido, no ha estado en los atriles de las orquestas típicas, pero lo grabó carlos Di Sarli en 1958 y fue una pegada tan grande, que aún hoy suena en las milongas y nos despierta un cúmulo de sensaciones internas que empuja a los bailarines y los lleva a navegar con esa música maravillosa que sale del disco.

El autor de este tango tampoco fue un personaje destacado en las trincheras tangueras. Se conoce muy poco de él, porque prácticamente no vivió del tango sino de sus clases de piano. Nacido en Comodoro Rivadavia, de la provincia de Chubut, realizó su aprendizaje musical en Bahía Blanca y allí llegaron a tratarse con el joven Di Sarli que tenía cuatro años menos que Quesada.

                                           



Seguiría en busca de su destino en la ciudad de Buenos Aires y a fines de los años treinta conoce a Francisco Lomuto, con quien desarrolla una buena amistad. Éste último todavía no había clavado su pica en el tango y se mantenía como probador de pianos y ejecutante de tango en la casa Castiglione, a la vez que conseguía trabajos ocasionales en alguna orquesta y comenzaba a escribir sus tangos. Carlos Gardel llegaría a grabarle ocho temas.

Lomuto lleva al disco por fin ocho temas y en esos registros iniciales con que debuta, lo hace en dúo de pianos con Héctor Quesada. Allí precisamente pasa al disco por primera vez el tango Indio manso. Entre ellos nacerá una amistad que llevará al chubutense a reemplazarlo ocasionalmente a Pancho Lomuto en los cruceros que unían Tierra del Fuego con Río de Janeiro.

Imagen extraída de Todo Tango

Como autor de tangos, Quesada no destacó. Su producción en ese sentido es raquítica, apenas siete temas registrados en SADAIC, la mayoría de ellos realizados en 1942. Indio Manso lo inscribió el 30 de octubre de 1959, después del éxito de Di Sarli con este tema dedicado a un playboy elegante que había impresionado al pianista de Comodoro Rivadavia.

Quesada fue a visitar a Di Sarli a la Confitería Mi club de la calle Suipacha, donde estaba actuando con su orquesta El Señor del Tango, en ese momento. Allí le recordó los lejanos tiempos de Bahía Blanca y le llevó un par de temas suyos. Di Sarli los miró en su casa, probó con ambos y le pareció que de Indio manso podía sacar algo interesante. Lo charló con sus músicos, lo ensayaron, cambiaron algunas cosas, porque la melodía era un tanto reiterativa, y lo estrenaría en Radio El mundo, recibiendo sonoros aplausos de bievenida.

                                           


Esto lo motivó a sacarle punta y finalmente lo grabaría ese mismo año con gran resultado. Es un disarli total, y uno de los últimos registros de la orquesta, porque su director ya comenzaba a sentir el efecto del mal que dos años más tarde lo llevaría a la tumba. Con su orquesta dejaría en el disco 340 temas, e Indio manso fue el número 324.

Es un tango, para mi gusto, maravilloso en la versión de Carlos Di Sarli y acá podemos escucharlo y verlo bailado por Gustavo Naveira y Giselle Anne.

                                    

1 comentario: