martes, 20 de enero de 2015

Troilo-Grela

Hoy tengo ganas de escuchar a esa yunta de fueye-guitarra que me hace cosquillas en el cuore, me trae infinidad de recuerdos lindos y de noches con el alma al palo. Porque se complementan bien la viola y el bandola que simpre te dejarán un post gusto maravilloso y ganas de más. De darle máquina a la vitrola, y a la memoria. Y Aníbal Troilo y Roberto Grela compusieron un dúo inolvidable, maravilloso. Por suerte, además de las imágenes que bullen en mi memoria, están las grabaciones que dejaron y que me acompañan en esta matina mientras me cebo unos matecitos.

El manejo de Grela con la guitarra fue casi bandoneonístico por ese fraseo brillante y su gran sensibilidad. En eso se hermanaban perfectamente uno y otro. El silencio que acompañaba sus intervenciones mientras ellos se concentraban cada uno en su instrumento -aunque Roberto lo pispeaba permanente al Gordo-, era increíble. Y cuando terminaban el tema les dábamos la propina de los aplausos y las ovaciones que brotaban espontáneas.

                              

                            
Pichuco se mudaba al paraíso y desde allí, con sus ojos ensoñados, acariciaba los botones del fueye con una ternura increíble y brotaban del mismo unos sonidos hermosos, únicos. Yo no me atrevería a decir que fue el mejor, pero cómo te llegaba al cuore, cómo lo seguías  extasiado, viendo lo que iba extrayendo del instrumento. Él solía repetir que "lo bueno, si breve, dos veces bueno", la célebre frase de Baltasar Gracián. Por eso no alargaba demasiado los temas ni se extendía en fiorituras. Pero cada nota que tocaba era como una cosa mágica.

Y Grela le daba el contrapunto ideal. Se entendían de memoria y creaban como un conjuro intimista. Sus punteos con la púa, y la profundidad de sus bordoneos, alcanzaban también una dimensión emocionante. Pese a ser todo un autodidacto, que tocó siempre a pura intuición, su manejo del instrumento fue excepcional y creó escuela. Como diría el maestro Gobello, hizo de  cada interpretación un pequeño concierto, idea que comparto totalmente.

                                 
El cuarteto Troilo-Grela de los sesenta


El cuarteto que formaron ellos dos con Edmundo Zaldívar en guitarrón y Kicho Díaz en el contrabajo en 1953, fue todo un órdago. Se concertó en 1953 para la obra teatral "El Patio de la morocha", ideado por Cátulo Castillo y en el que Pichuco interpretaba el papel de Eduardo Arolas. La sociedad de Pichuco y Grela se establecía en trabajos a la parrilla, es decir, sin arreglos escritos, beneficiados por el acompañamiento de los otros dos músicos, lo que les permitía a ellos crear a su aire, en los temas que interpretaban, previamente ensayados. Cuando Pichuco tocaba La cachila y Grela lo acompañaba en la guitarra, el público del teatro, entusiasmado pedía bises y atronaba en aplausos.

Troilo-Grela- Báez-Kicho
                                                       
Este cuarteto grabaría entre 1953 y 1955, doce temas para el sello TK, luego puestos nuevamente en circulación por la grabadora Music Hall. Posteriormente y sólo para grabaciones, ingresaron en lugar de Zaldívar y Kicho, Eugenio Pro en contrabajo y Ernesto Baéz en guitarrón. Con esta formación registraron diez temas instrumentales más en 1962.

Ya estoy terminando los mates y los bizcochitos de grasa y también la escucha  de estos fenómenos, por lo cual recreo esta historia hermosa que, por suerte, nos sigue acompañando aunque sea desde el disco. El cerebro, la memoria, las imágenes que desfilan por el mismo, hacen el resto.

                                             

 
 Elijo dos temas, de los diez que grabaron en 1962. En primer término, el tangazo de Troilo y Cadícamo: Pa'que bailen los muchachos (13-9-62). Y a continuación, de Cadícamo (¿vivía escribiendo?) y Eduardo El Chon Pereyra: Madame Ivonne (21-8-62).

Papita p'al loro. 

Pa'que bailen los muchachos- Cuarteto Troilo-Grela

Madame Ivonne - Cuarteto Troilo-Grela.






3 comentarios:

  1. pichuco .grela,mate y bizcochitos,falta la lluvia y bingooo.,estoy segurola que esto te lo milongueas tambien.como reza el tango llamado bailongo de los domingos estos dos son un remanso del corazon. salute

    ResponderEliminar
  2. Emoción hay una sola /y es llorar de bandoneones/ fraseando acordes de Arolas....
    García Jiménez también la sabía lunga... No hay lluvia pero la nieve anda rondando por Madrid y en el cotorro suenan tangos y bulle la pava... ¡Qué gente! Salute.

    ResponderEliminar
  3. Me - y los - voy a poner más nostálgicos. Anoche en el canal de INCCA TV, pasaron el corto "Fueye" con Pichuco entrando a una casa a buscar la pelota de trapo y descubrir justamente al fueye. Se puede ver en :http://www.youtube.com/watch?v=ToqjIXY79OI.
    Por acá en la Bahía Blanca de Di Sarli, no llueve, ni nieva pero igual suenan los tangos a toda hora. ABRAZO TANGUERO

    ResponderEliminar