sábado, 22 de marzo de 2014

Cuarteto Palais de Glace

Hace dos días que regresé de Buenos Aires y tengo el cuore inflado de romanticismo. Los amigos, los recuerdos, los hermosos días pasados en La reina del Plata y este sábado luminoso de Madrid, hacen que me levante romántico, porteño y bailarín.

Acudo a mi discoteca para inflar el cuore como hacíamos con aquellas pelotas Superball de nuestra infancia y me dedico durante un par de horas a escuchar valsecitos, que es una linda manera de darle manivela a la marcha atrás del cuore.

                                             


Y me encuentro con estos discos grabados por el Cuarteto Palais de Glace a comienzos de los años sesenta y que siguieron haciéndolo en diversas etapas de esa década con bastante fortuna. Tangos, milongas y valsecitos que encapsulan  toda esa nostalgia de los años pasados, envasados en longplay.

Lo integraban: El interminable Leopoldo Federico en bandoneón; otro representante de la época de oro: Atilio Stampone al piano; Marsilio Robles (¡si lo habré escuchado haciendo folklore!), o Domingo Caine en guitarra y Enrique Marchetto en contrabajo.

                                         


Y como me lo pide el cuerpo, extraigo de estos elepés dos valsecitos de siempre, compuestos por Francisco Canaro:  Corazón de oro, y Soñar y nada más. La pava está pidiendo cancha, el mate está llenito y vamos sirviendo unos amargos mientras los bailo mentalmente como se hacía en aquellos patios llenos de macetas y muchachos y pibas del barrio, dándole cuerda a sus sueños juveniles.

Y sempre avanti...

10- Corazón de oro - Ctto. Palais de Glace

10- Soñar y nada más - Ctto. Palais de Glace

1 comentario:

  1. Gracias por tu visita Josema! Te vamos a extrañar! Y gracias por tu cariño y tus palabras. siempre amorosas y continentes. Un gran abrazo!!!!

    ResponderEliminar