domingo, 12 de mayo de 2013

Las siete palabras

Tango de la guardia vieja que dió lugar a numerosos comentarios. Algunos utilizaron su título para referirlo a temas sexuales u orgánicos. Pero, lo más importante y extraño es que, siendo uno de los primeros tangos que se compusieron, tuvieron partitura y se llevaron al disco, los autores del mismo son Prudencio Aragón, por un lado y Juan Maglio Pacho, por el otro.

A Prudencio Aragón lo apodaron El Johnny, por su ascendencia. Su madre era ama de llaves en casa de una familia de clase alta, y el mechón rojizo que adornaba el cabello del futuro músico, también ayudó para el mote.
                                             
Según algunos historiadores, el primer tango que se escribió y se registró como tal, fue El talar, que lleva su firma. Se estrenó en 1895 y Aragón tenía por entonces 9 años de edad, lo que provoca cierto desconcierto.

Su hermano Pedro era violinista y junto con su primo Justo Tomás Morales, guitarrista apodado "El Príncipe", le dieron las primeras nociones musicales al Johnny, y así fue manejándose con el violín.. Otro hermano de distinto padre, Alejandro Cesáreo Pérez, lo encaminó en la enseñanza del piano, al cual se dedicaría finalmente.
                                                   

Las siete palabras que en muchos casos le adjudicaron, lo grabaría Eduardo Arolas en 1913. Curiosamente, en SADAIC, Aragón sólo tiene registrados cuatro títulos suyos y no figura este tema, que sí está en el haber de Maglio. Aragón destacaría en los albores del tango, pero escapando del servicio militar, anduvo por Rosario, Chile y finalmente Montevideo donde se radicaría definitivamente, creando numerosos discípulos.
                                                               

Pacho fue junto con Arolas el primer gran ídolo del tango y batió todos los récords de venta de discos en Buenos Aires y en Uruguay, donde también se radicó temporariamente para explotar su fama y de paso resarcirse de las pérdidas que le ocasionaba el juego, su gran vicio. Comenzó tocando en un bandoneón pequeño de 13 voces y fue sumando las mismas en 7 instrumentos distintos hasta llegar al de 75, con el cual lograría su consagración definitiva.

Grabó unos 900 temas y los discos se vendían en forma increíble. La gente pedía "un Pacho", en lugar de solicitar en los comercios del ramo, un determinado disco suyo. 
                                  
Cuarteto Maglio que es el 1º izq. Luis Suárez, piano, José Bonano, violín y Carlos Macchi, flauta,
El tango Las siete palabras o Siete palabras, dado que se le conoció con el artículo delante o sin él, lo grabó Maglio en 1930 con su orquesta y la voz de Carlos Viván en el estribillo. Mi ex compañero en el Diario la Razón, Alfredo Bigeschi le pondría letra. Como más interpretaciones tuvo fue sin duda en forma instrumental, pero aproveché una de las tantas conversaciones que teníamos con Alfredo, que era mucho mayor que yo, y le pregunté a, de quién era realmente el tango.

Su respuesta, de verdad, me aclaró poco al respecto. En aquellas melodías iniciales que flotaban en los ambientes tangueros hubo muchas que las tomaron determinados músicos y las registraron a su nombre. Me dijo Bigeschi que Pacho y el Johnny eran amigos y, según su opinión, éste último intervino en una parte del tango pero no le dió importancia alguna al asunto y Maglio le diseñó forma definitiva, lo grabó y lo registró a su nombre.

Lo cierto es que es notoria la influencia del piano en el arranque del tema y ahí estaría la mano de Aragón. Maglio en un principio lo puso como autor a Ambrosio Radrizzani que era cuñado suyo, y así lo grabó Arolas. Radrizzani trabajaba como actor y bailarín y murió en un incendio en el Teatro Maipo. Lo mismo hizo Pacho con El llorón.

Bigeschi escribió con Pacho ocho temas, entre ellos Tango argentino que estrenaría Gardel y Guarany.

Vamos a escuchar la versión cantada por la orquesta de Francisco Lauro y la voz de Argentino Olivier, registrado en 1952. A continuación una hermosa  indterpretación de Carlos Di Sarli que lo grabó dos veces, en 1945 y 1952. Ésta es la primera versión, del 27 de agosto del 45.


17- Siete palabras - Fco. Lauro-A.Olivier

Siete palabras - Carlos Di Sarli


3 comentarios:

  1. Los primeros compases de la primera parte,estan inspirados en los canillitas del comienzo del siglo pasado,quienes pregonaban a viva voz los siete perodicos entonando esos compases.
    AntonIo

    ResponderEliminar
  2. Qué puedo decir yo? si esto forma parte de toda una vida de las raíces de mi padre siendo él sobrino nieto de Maglio "Pacho". No puedo creer que la familia no se haya encargado nunca de investigar a ésta eminencia del bandoneón.
    No voy a hablar más porque creo que no me corresponde, hay otras personas antes que yo. Disculpen. Gracias por lo que he leído. La verdad que los músicos ni siquiera tampoco se acuerdan de él. Que vergüenza.

    ResponderEliminar
  3. Los músicos sí se acuerdan. Tiene composiciones que se siguen tocando. La otra parte forma parte de la nebulosa y el misterio del tango. Pero su figura fue muy importante en la historia y desarrollo de esta música.

    ResponderEliminar