domingo, 26 de mayo de 2013

500 entradas

Sí, hoy domingo 26 de mayo, he cumplido 15 meses justos desde que que publiqué la primera página en este blog, y hoy tengo la fortuna de poder decir que llegué a las 500 entradas, o sea 500 notas con las correspondientes músicas e ilustraciones.

Par poder llegar a este número, he trabajado  lo bastante como para que haya recibido en ese ínterin nada menos que cincuenta y nueve mil trescientas visitas, de distintos lugares del mundo, lo que habla de la enorme difusión y pasión que arrastra el tango en la actualidad.

Mores, Charlo, Discépolo, Troilo, Tanturi, Cátulo Castillo y arriba Gobbi y Marino
Lo valoro como milonguero, historiador y tanguero que le pone la oreja a esta música que llega al corazón y que merodea mis neuronas desde muy pequeño. Por algo me crié en un barrio como Parque Patricios, de la Buenos Aires milonguera y tanguera.  El barrio que tantos cracks le dió a esta música, a esta canción y a este arte de milonguear.
Un himno al fueye: Piazzolla, Troilo y Laurenz juntos.
Tengo que agradecer a los numerosos amigos que me dan una mano cuando hace falta, porque esa es la mayor virtud de los tangueros: asociarse. Tirar un cable cuando hace falta. Ayudar al que necesita algún dato o tema. En ese sentido, la solidaridad  ha sido siempre patrimonio de los amantes del tango, y lo sigue siendo, esta vez a través de las redes de comunicación mundial, ya que se ha extendido como una gran mancha de aceite en el agua.

En el viejo Petit Colón, mayo 1979. Stamponi, Marino, Pontier,  Berón, Ferrer, Ahumada, Luis Sierra, Podestá, Figari, Virgilio Expósito y Héctor Marcó
He hablado más de una vez de esta unión ejemplar de las grandes figuras del género que siempre estuvieron mancomunados, pelearon por los derechos de intérpretes y autores y hasta de directores de orquesta. Y toda esa unión sirvió para encumbrar al tango en los altares.

En mi agradecimiento no puede faltar el reconocimiento a la generosidad de SkyDrive, esa nube que acoge todos mis mensajes musicales, permitiéndome llegar a todo el mundo con el tango.

En este día simbólico para mí, se me ocurre traer a La cumparsita, el tango universal por excelencia, que a los bailarines nos arranca de la silla y nos hace volar a la pista. Lo han tocado orquestas de todo el mundo y es un símbolo imperecedero. Por eso los invito a escucharlo en dos versiones.
 El Quinteto Pirincho, cuando lo conducía el turquito Oscar Bassil, en 1981, lo grabó realizando un mix con Ventanita florida, el tango que realizaran en 1932, Enrique Delfino y Luis César Amadori, que estrenaría Libertad Lamarque.

Y para mostrar la punta que le han sacado en distintas modalidades musicales a este generoso tango, lo traigo en la versión de la Charanga cubana que lo interpretan en tiempo de cha cha cha. Qué va cha ché

¡Y viva el tango!

 La cumparsita- Quinteto Pirincho

La cumparsita - La charanga cubana




No hay comentarios:

Publicar un comentario