miércoles, 4 de mayo de 2016

Homenaje a Horacio Salgán

Se merecía largamente el gran maestro del tango, esta fiesta de homenaje que se le brindó el sábado 3 de marzo de 2012 en el gran Teatro Colón, donde él con su madre, y contando apenas 6 años, concurría a presenciar y escuchar las óperas que luego influirían en su enorme talento musical. Porque, cuando tocaba con su orquesta, en los años 40, su hinchada estaba compuesta por músicos de tango que iban a presenciar sus actuaciones, por todo lo nuevo que aportaba al género. Por eso fue tan respetado a lo largo de su carrera, pese a todas las zancadillas que le pusieron en las grabadoras, emisoras de radio y televisión.

Tuvo grandes cantores gracias a su oído privilegiado y descubiertos por él antes que fueran famosos. Edmundo Rivero, Roberto Goyeneche, Ángel Díaz, Horacio Deval, Carlos Bermúdez, Jorge Durán, Oscar Serpa y otros de menor trayectoria. Luego de algunos años de oscuridad en que se dedicó a la enseñanza, volvió con nuevos bríos en el maravilloso Quinteto Real que formaron con Pedro Laurenz, Enrique Mario Francini, Ubaldo de Lío y Jorge Ferro (luego reemplazado por Kicho Díaz).

                                       


Fueron aplaudidos hasta el delirio en Japón, adonde viajaron en varias oportunidades, y los lugares donde actuaban en Buenos Aires, estaban colmados de seguidores que disfrutaron de aquellas maravillas que crearon con el Quinteto Real. También en teatro lució su jerarquía con Aníbal Troilo en la obra de teatro estrenada en el Teatro Odeón en septiembre de 1963.

Horacio Salgán -de ancestros negros, como él mismo afirma-, debutó con su primera orquesta en 1944 y anduvo dando cátedra en distintos escenarios de Europa y Estados Unidos. Y confirmaba lo de sus seguidores cuando explicaba:

-Soy, como se dice normalmente, un tipo afortunado. Pienso que gran parte de mi éxito se lo debo a mis colegas. Desde siempre, desde cuando la mayoría de las mesas de los los lugares en que actuaba, estaban ocupadas por músicos. Mi orquesta no tenía barra de seguidores, pero la presencia de músicos de tango, sí que era gratificante para mí y mis compañeros de la orquesta.

                                   
Horacio Salgán, su orquesta y el cantor Ángel Díaz., junto a Leopoldo Federico

Tuve la enorme suerte de verlo con su conjunto en aquella velada maravillosa de 1972 en el Teatro Colón donde actuó con su orquesta. Y también ocuparon el escenario las de Aníbal Troilo, Florindo Sassone, el Conjunto 9 de Ástor Piazzolla, Edmundo Rivero, Roberto Goyeneche, el Sexteto Tango. El espectáculo se desarrolló bajo la conducción y presentación de mi entrañable amigo y compañero: Antonio Carrizo, fallecido hace poco.

En la presentación que les muestro al final, todo fue realizado con el asesoramiento del maestro que prefirió verlo desde su casa  por televisión, por el miedo a la emoción que pudiera  suscitarle esta mirada hacia atrás. Su hijo César lo reemplazó en el piano y los integrantes de la orquesta son citados al final del homenaje que produjo Gustavo Mozzi.

                                       
Quinteto Real: Salgán, Laurenz, Francini, De Lío y Kicho Díaz


Don Horacio Salgán cumplirá 100 años el próximo 15 de junio y nada mejor que recordar este homenaje a uno de los grandes creadores que ha tenido el tango en su historia.


























                                            

4 comentarios:

  1. para mi cuando en 1958 deja de grabar y disuelve la orquesta bajo la persiana en cuanto a la evolucion del tango,lo elevo al maximo de sus posibilidades. lo de piazzolla lo ub ico dentro de una notable expresion de musica popùlar urbana pero salgan sublimo el tango tango salute jose maria- juan dse boedo

    ResponderEliminar
  2. H.SALGAN FUE DIFERENTE A TODOS..POR EL CONOCIMOS UNA DISTINTA DE MANERA DE INTERPRETAR EL TANGO..UN GENIO... CUANTO LE DEBEMOS LOS
    FANATICOS DEL TANGO..!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar