miércoles, 25 de marzo de 2015

Roberto Grela

Aunque he hablado en anteriores notas del Blog, sobre este enorme guitarrista del barrio de San Telmo, lo he hecho por sus colaboraciones con Aníbal Troilo, Leopoldo Federico o Pepe Libertella. Estos dos últimos estaban sentados  en mesas aledañas de un boliche nuevo muy lindo que se inaguraba hace unos diez años en San Telmo. Y yo estaba en la vecina a Libertella. Y escuchaba cómo se reía el Tano con las salidas de Grela.  Esa noche actuaban el quinteto de Carlos Buono y Alberto Podestá.

Grela fue el gran guitarrista del tango, que en base a su oído y su gran intuición, marcó un estilo y una época que lo hizo diferente. Había comenzado de chico tocando el mandolín, por influencia de sus tíos Juan y Octavio que armaban verdaderas fiestas en el famoso conventillo de las 14 provincias en ese barrio porteñazo, a unos pocos metros del Colegio Juan Martín de Pueyrredón donde hice mis estudios secundarios.

                                           


Allí y en su casa natal conocería a otro instrumentista de fuste que compartía las guitarreadas, Manolo Parada, nacido en la Coruña y criado en su mismo barrio, que lo inclinó por la guitarra al advertir sus condiciones. Y lo que llegó a realizar con este instrumento lo empina como uno de los más grandes violeros que ha tenido el tango. Utilizaría la uña de carey, que al principio provocó comentarios despectivos de sus congéneres, pero que le daría una sonoridad distinta a sus ejcuciones.

Acompañó a cantores como Antonio Maida o Charlo, Jorge Casal, Roberto Díaz (que estrenó su famoso tango Las cuarenta), Edmundo Rivero, Alberto Marino, Osvaldo Cordó, Alberto Podestá, Nelly Omar y muchos más. Incluso a algunos que quedaron relegados en el olvido. Había conseguido darle un tono casi bandoneonístico a sus ejecuciones, y su bajo perfil, le impidió obtener un mayor reconocimiento popular, pero entre los músicos lo consideraron siempre en muy alta estima.

                                               


Su primer tango, en colaboración con Héctor Marcó, a quien tambien acompañó cuando éste cantaba, fue Callejón, que bastantes años más tarde merecería una hermosa creación de Ángel Cárdenas con Pichuco. Como autor dejó unos 70 temas entre los cuales destaca ese tango maravilloso: Las cuarenta, con letra de Francisco Gorrindo. Y otros como Viejo baldío con Víctor Lamanna, Hablando de tango, con Raúl Hormaza; Atardecer y A San Telmo, con Héctor Ayala o De punta y taco con Eifel Celesia.

En Caño 14, durante un intervalo, se sentó un rato en la mesa donde yo estaba con un amigo que le había entregado un premio y le pedí que viniera a un programa de radio que conducía con Papaleo los domingos de 8 a 12.30 por Radio Argentina. Me dijo que a esa hora le costaba levantarse pero charlamos bastante y me citaba entre sus maestros a Abel Fleury en cuyo conjunto gigante de guitarras había tocado, aprendiendo mucho y sobre todo contribuído a su amor por el foklore.

                                                   
Ensayando con el Polaco Goyeneche


Su hermosa y magistral consustación con el sentimiento de Pichuco arranca en 1952, cuando  Troilo lo invita a participar en la obra "El Patio de la Morocha" que con libro de Cátulo Castillo realizaban en el Teatro Presidente Alvear. Troilo hacía en un cuadro el personaje de Eduardo Arolas y Grela lo acompañó con su guitarra en La cachila, estableciendo una ligazón que dejaría obras maestras en el disco, cuando forman el cuarteto con Kicho Díaz en contrabajo y Eugenio Zaldívar con el guitarrón. Luego habrían algunos cambios pero la iniciativa tuvo tanto éxito que surgirían otros conjuntos que transitaban la misma senda y el propio Grela siguió buscando nuevos caminos.

                                               

A este guitarrista inolvidable lo escuchamos en su unión con Troilo, en el cuarteto, interpretando dos temas de gran impacto. Pa'que bailen los muchachos (de Troilo y Cadícamo) y Silbando, de Piana, Cátulo y González Castillo.

Maravillas.

Aníbal Troilo-Roberto Grela- Pa'que bailen los Muchachos - Silbando



2 comentarios:

  1. y pensar que grela tocaba jazz y oscar aleman tangos dos grandes de la viola,tambien ,anduvo al lado de abel fleury nada menos.... que estilo fenomenal el de grela..... salute juan

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias , por compartir al nuevo creador de la forma de acompañar y tocar el tango. felicitaciones.

    ResponderEliminar